Yaguajay, un municipio en innovación (+ Video)


Yohan es un espirituano inquieto que aspira a hacer grandes aportes al desarrollo constructivo del país.

Fomentar la innovación en todos los municipios del país ahora es fundamental para el avance de la nación y la adhesión al Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social 2030.

Esto fue revelado en la reciente reunión de la Consejo Nacional de Innovaciónel cual estuvo presidido por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a quien se le presentaron las experiencias recogidas por el Municipio de Yaguajay en Sancti Spíritus.

Esta duodécima sesión, como es habitual, reunió a científicos, autoridades de diversos ministerios e instituciones, líderes comunitarios y profesores y otros actores científicos que repasaron los avances que actualmente muestra la isla en materia de innovación y desarrollo local.

READ:  La Jornada - Biopsia de mama guiada por ultrasonido fundamental para caracterizar lesiones de seno

por unos pocos minutos El Presidente cubano escuchó sobre la gestión del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la innovación en el norteño territorio espirituano; además de aspectos del desarrollo de la infraestructura local, el fortalecimiento de los servicios sociales, culturales y habitacionales, así como la gestión sostenible de los recursos naturales.

Durante el debate, Díaz-Canel definió que el desarrollo local basado en la ciencia y la innovación es fundamental y afirmó que es impensable un sistema de gestión de gobierno basado en la ciencia-innovación en las comunidades que no se centre precisamente en el desarrollo territorial.

READ:  La 5ta. Revolución industrial nos acecha

El impulso de Yaguajay

En Yaguajay se desarrollan más de 60 proyectos de desarrollo local, explica Idalberto Rodríguez Rodríguez, alcalde de esa zona.

En 1993, con los pasos del país estrechándose por el impacto del período especial, Yaguajay no desistió de sus sueños. Tomó de la mano los calambres de la cotidianidad, apretó fuerte y no tembló en medio de los contratiempos.

READ:  Más de 1.400 docentes abordan el presente y futuro del sector en el IV Congreso Internacional de Innovación Educativa

Así comenzó la primera fase de las seis que originalmente componían el Proyecto Yaguajay. Sin embargo, con el tiempo, la rutina de su geografía cambió y con ella otras estrategias basadas en la ciencia y la innovación para ofrecer a sus habitantes una mejor calidad de vida.

No es casualidad que desde 2015 hasta la actualidad estos inventos, dispersos en los lugares más insospechados del territorio, se hayan ido consolidando. Lo mismo en Perea, en Nela, donde se tejen propuestas de todo tipo en la cabecera municipal.

En ese empeño se entrelazan las manos de profesores de alto nivel, líderes gubernamentales e incluso de aquellos que no hacen más que innovar desde el anonimato. Así nacieron las miniindustrias de materiales de construcción y no pocas producciones de alimentación humana y animal.

projecto de desarrollo

Con los paneles Romero, se pueden lograr ahorros de alrededor del 40 por ciento al construir las paredes. Foto: Yosdany Morejón/Escambray.

Cuando Yohan Romero Pérez vio que podía ayudar a construir casas en la comunidad con su simple máquina de bloques, no lo pensó dos veces. Cambió su tecnología inmediatamente. Hizo un ladrillo ecológico en la prensa a alta presión y tuvo todas las luces para hacer una losa más liviana que pudiera reducir tiempo y recursos de construcción.

Yohan es un espirituano inquieto que aspira a hacer grandes aportes al desarrollo constructivo del país. Aunque ya lo ha hecho en honor a la verdad, porque Paneles Romero es fruto de su gran inventiva. Por ello, obtuvo el Premio 2021 al Mayor Impacto Económico y Social.

Y este joven dirige una de las siete mini-industrias de materiales de construcción en Yaguajay, que aseguran la producción de elementos de una casa. Por si fuera poco, en los últimos tres años se ha mejorado entre 60 y 68 por ciento del fondo habitacional del norte espirituano.

“En nuestra mini-industria hacemos todos los módulos que necesita una casa, desde el piso, las viguetas, losas y un ladrillo ranurado que va incluido en la misma caja de fondo, eliminando la necesidad de llevar tablones a obra”, explica Romero Pérez .

Junto a este proyecto de desarrollo local, en Yaguajay se construyen más de 60; 17 de ellos con apoyo internacional. Cada uno corresponde a las cinco líneas estratégicas del municipio, según Idalberto Rodríguez Rodríguez, alcalde del territorio.

“La fabricación, elaboración y comercialización de alimentos; gestión del conocimiento, ciencia, tecnología e innovación; el desarrollo de la infraestructura local; El fortalecimiento de los servicios sociales, culturales y de calidad de vida, así como la gestión sostenible de los recursos naturales son los ejes principales que motivan estas ideas.

“Hemos trabajado en proyectos agropecuarios fuertes como Agrocadenas, Palma y el reciente Autoabastecimiento Local para la Alimentación Sostenible y Saludable (Alass), que es parte del programa país y funciona a través de cadenas productivas. Por ejemplo, en dos de nuestros Consejos Populares, Perea y Nela, están impactando las cadenas de ganadería menor, hortalizas y frutales”, comentó Idalberto.

Sin embargo, con el impulso del sistema de gestión gubernamental basado en la ciencia y la innovación, la geografía yaguajayense fortalece otras relacionadas con la ganadería ovina y caprina.

Con el esfuerzo, sin embargo, la comunidad aspira a mucho más y no se separa de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez, centro académico del que se nutre para lograr mejores resultados.

“La universidad está presente desde que Yaguajay asumió proyectos de desarrollo local. Existe una estrecha relación entre el Centro Universitario de la Ciudad, el gobierno y los actores económicos. También hemos obtenido colaboraciones con otras instituciones de educación superior como la Universidad de La Habana”, dijo.

Yaguajay sin duda aprecia el dinamismo próspero de la academia, ya que sin él poco se hubiera logrado. Pero el camino no está libre de obstáculos, y para despejarlo, el territorio sabe que no puede prescindir del jugo de los profesores.

La innovación y el desarrollo local tienen como objetivo no solo generar un crecimiento económico muy necesario, sino también facilitar la transición a una economía basada en el conocimiento, en la que se fomenten la ciencia, la tecnología y el ingenio humano.

en video

(Con información del Escambray)



Source link