Una comunidad rural apuesta a la energía renovable para ser sustentable y autosuficiente

En Los Pinos, una comunidad rural de poco más de 300 personas ubicada a 15 kilómetros al suroeste de la ciudad de Balcarce – Buenos Aires – los vecinos querían ver por sí mismos cómo los desechos -como la materia orgánica de la ganadería- podían ser reutilizados para transformarlos en Convert gas y electricidad y evitar su contaminación. Para lograrlo, un equipo de especialistas del INTA, Conicet, INTI, de la Universidad Nacional de Mar del Plata, en conjunto con los propios pobladores, construyeron una planta demostrativa de producción de biogás, la cual, luego de superar con éxito todas las pruebas correspondientes, quedó oficialmente puesta en funcionamiento. en funcionamiento.

El evento contó con la presencia de Horacio Berger –Director del Centro Regional Buenos Aires Sur del INTA–, Esteban Reino –Alcalde de Balcarce–, Gustavo Monroy –Diputado Municipal de Los Pinos–, Facundo Quiroz –Director de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA en Balcarce– y Alfredo Lazeretti – Rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata –, entre otras referencias.

“Este es un hito importante, no solo para la comunidad de Los Pinos, sino también para el equipo interdisciplinario y el trabajo en red”, dijo Berger, quien destacó el desarrollo científico y tecnológico como aporte a la sustentabilidad, las actividades comunitarias y los recursos naturales.

“Esto sin duda demuestra lo que se logra cuando las instituciones trabajan con la comunidad hacia un objetivo común”, dijo Berger, quien felicitó puntualmente a los vecinos de Los Pinos por dar un paso más en este proceso: “Este es el punto de partida para que la comunidad sea un punto de referencia para los beneficios de la economía circular y para contribuir a la sostenibilidad de las generaciones futuras.”

“Eso se puede replicar en pequeñas comunidades para generar energía a bajo costo, donde la energía no llega, ya sea biogás o el fertilizante que se generará más adelante”, dijo Berger, y agregó: “Puede suceder”. la creación de estos biofermentadores que se replican no solo en el ámbito público sino también en el privado”.

En ese sentido, Reino reflexionó sobre el desarrollo del biofermentador y el objetivo que persigue la comunidad para lograr la sustentabilidad. “Estamos inaugurando un biodigestor que será un punto de encuentro entre la ciencia, la tecnología, la innovación, la educación, el sistema productivo público y privado, el municipio y el gobierno de la ciudad de Balcarce”, dijo.

“Aquí hay gente que ha trabajado mucho, gente que le ha dedicado muchas horas, pero también que le ha aplicado mucho conocimiento científico. Estamos orgullosos de poder inaugurar esto hoy y esto sin duda generará energía para transformar a toda la comunidad”, resaltó el alcalde al reflexionar sobre el modelo de gestión y trabajo creado en Los Pinos.

Also Read :  Sagunt celebra la I Jornada ‘Mujer en ciencia’ para incentivar las opciones laborales en formación STEM

Se espera que la puesta en marcha de la unidad de demostración tenga impactos positivos en los aspectos socioeconómicos y ambientales, particularmente dentro de la comunidad de Los Pinos. “Tanto el desarrollo tecnológico como el modelo de gestión podrían replicarse en los lugares de la provincia donde se disponga de biomasa para su conversión en energía”, dijo Reino.

María Mercedes Echarte -investigadora del INTA Balcarce- afirmó que “la valorización de los residuos agrícolas y agroindustriales podría, en el mediano plazo, promover el desarrollo de la economía rural y contribuir a la diversificación productiva, brindando soluciones a los problemas ambientales que han surgido”.

Y añadió: ‘Esta tecnología no solo permite la conversión de residuos en energía y biofertilizante, sino que también tiene el potencial de crear puestos de trabajo en zonas rurales y encontrar nuevas formas de producción que generen ingresos de forma sostenible’.

La operación, mantenimiento y administración de la planta de biogás son realizadas por el propio municipio en un modelo de trabajo cooperativo. Se realizaron varios talleres para informar a los vecinos sobre el proyecto para que se convirtieran en divulgadores de la idea y luego se integraran al equipo técnico. Para ello, se fundó la Cooperativa de Servicios y Consumo Los Pinos, cuyos fines sociales incluyen, entre otros, el suministro del biogás y/o la energía eléctrica producida y la comercialización de los subproductos del proceso.

María Vesubio –Tesorera de la Cooperativa- resaltó que “el beneficio de poner en marcha el proyecto es brindarle a la comunidad la oportunidad de tener un lugar donde los recursos que no se utilizan, como los que hay en la zona y que eran un problema en su momento por la contaminación que provocan se convierten en un servicio para que en el futuro podamos tener tanto gas como electricidad”. Y resaltó: “Qué mejor que ir experimentando poco a poco para conseguir una ciudad más sostenible”.

En el lanzamiento también estuvieron presentes Diego Rodríguez -Secretario de Ciencia y Tecnología-, Miguel Pereyra Iraola -Decano de la FCA-, Fabián Cabria -Vicedecano de la FCA-, Natalia Izquierdo -Secretaria de Ciencias de la FCA- en representación de la Universidad Nacional de Mar del Plata y Tecnológica -, Walter Glessi -Secretario de Extensión FCA-, Álvarez -representantes del CEU Balcarce, Froilán González, Ignacio Durruty y Ricardo Zucal -Facultad de Ingeniería-, Fernando Hammond, Adrián Giudice, Noelia García -Facultad de Ciencias Económicas y Sociales- y Ana María Costa, Liliana Iriarte -docentes de la FCA e integrantes del proyecto-.

Also Read :  México - “Ley Fintech” protege a usuarios de instituciones de tecnología financiera

Comunidad sostenible y autosuficiente

Las pequeñas comunidades rurales dispersas por la provincia de Buenos Aires suelen tener una gran cantidad de residuos generados por las actividades agropecuarias que se desarrollan en sus inmediaciones, y estos hogares a su vez sufren dificultades para acceder a la energía producto de un complejo sistema de distribución. , en función de los núcleos urbanos donde se centralice.

Allí, el suministro eléctrico es caro e inestable, la red de suministro de gas es escasa y los sistemas de cocina y calefacción se basan en el uso de leña. Esta situación limita el desarrollo socioeconómico de la población rural y contribuye a promover el éxodo de la población más joven hacia los centros urbanos. La falta de servicios básicos y la contaminación impactan negativamente en los costos de las familias, las empresas, las comunidades y la sociedad en general.

“Básicamente, la energía eléctrica del biodigestor se utiliza para hacer funcionar una bomba de agua que abastece de agua potable a la comunidad y el excedente se utiliza para el alumbrado público”, dijo Echarte, y agregó que la planta de biogás de Los Pinos se acompaña de otras muy interesantes. bordes, relacionados con la educación ambiental y la concienciación sobre el ahorro energético. “Creemos que este proyecto es un primer impulso para impulsar otras iniciativas dentro de la sociedad, como la comunidad científica, incluidos los líderes políticos, para garantizar que mañana haya comunidades energéticas autosuficientes”.

Unidad de demostración dentro de las comunidades

La producción de biogás se considera la más limpia y eficiente entre las tecnologías de producción de bioenergía. El biogás consiste en metano y dióxido de carbono producido a partir de la descomposición de la materia orgánica y es un combustible útil y multipropósito para reemplazar otros combustibles.

Como resultado de su proceso de extracción se obtienen dos productos de alta calidad. Uno es el biogás y el otro es la fracción líquida del proceso de digestión anaeróbica -denominada digestato-, un líquido semilíquido con un alto contenido de materia orgánica y nutrientes, que es un recurso muy valioso para la producción agrícola. Mediante el uso del digestato, es posible devolver estos nutrientes, una fuente de nitrógeno, fósforo y potasio, al suelo para su uso como biofertilizante.

Se ha demostrado que esta tecnología contribuye a la viabilidad económica y ambiental al contribuir a una economía circular para el sistema productivo local. La intención del equipo de trabajo de Los Pinos es acondicionar este digestato para convertirlo en un fertilizante comercial. Echorte resaltó que “para lograr esto, estamos realizando varias líneas de investigación dentro de la Estación Experimental Balcarce, nuestra idea es que estos resultados positivos se puedan utilizar muy pronto para obtener un recurso adicional para la operación de la instalación, y que a su vez un recurso adicional se convierte en un ingreso para los vecinos.

Also Read :  Descartada reasignación de recursos de INAC para Ciencia y Tecnología

Y también apuntó: “El digestato es un producto exportable del municipio porque si bien el biogás va a generar electricidad o es posible mañana que lo podamos convertir en gas y distribuirlo para uso doméstico, es un producto que se queda en el comunidad. Sin embargo, una vez acondicionado y convertido en fertilizante, se puede envasar y vender fuera de Balcarce”.

El diseño del biodigestor de Los Pinos para el uso eficiente del gas y el acondicionamiento del digestato para uso agrícola sustentable incluye: una unidad de acondicionamiento de biogás (desulfuración y deshumidificación), una antorcha de seguridad, una red de distribución de biogás acondicionada para uso doméstico, un Zona de secado de fangos y Sistema de retorno de líquido para tratamiento de digestato. La maqueta fue diseñada en colaboración con el Grupo Ingeniería Ambiental-INTI Mar del Plata y su construcción se completó gracias a un convenio específico de colaboración INTA-McCain Argentina SA

Impactos potenciales del uso de biogás en otras comunidades rurales

El impacto que tendrá la realización de este proyecto en la población de la provincia de Buenos Aires estará determinado no solo por los beneficiarios directos de la unidad, sino también por la cantidad de ciudades y localidades que tengan potencial para utilizar esta tecnología.

Los beneficiarios directos de su explotación serían inicialmente todos los vecinos de Los Pinos, pero se espera que estos beneficios se extiendan a aquellos negocios de la zona que aún no están aprovechando adecuadamente los residuos orgánicos de sus respectivas actividades comerciales, así como a los diversos Municipios que toman acciones para mejorar el sistema de eliminación de residuos municipales.

En este sentido, Echorte señaló que “se espera que el conocimiento obtenido en este proyecto trascienda el ámbito comunitario generando conocimientos técnicos, operativos y organizacionales que puedan ser de utilidad e inspirar estrategias públicas que favorezcan la adopción de tecnologías de la información para la producción de biogás”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.