Un paseo por el nanomundo en Bilbao, el atractivo de lo más pequeño


El físico Ibon Santiago explicará el nanomundo en Bilbao la próxima semana. / CE

Ciencias

El físico vasco Ibon Santiago desvela en Bilbao los misterios y avances de la ciencia y la tecnología a pequeña escala en la exposición que se puede visitar hoy en Bizkaia Aretoa

Laura González

Del 13 al 25 de septiembre Bizkaia Aretoa acoge la exposición “Un paseo por el nanomundo”. Organizado por la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y el centro de investigación CIC nanoGUNE, reúne diversos trabajos y herramientas de la nanociencia y la nanotecnología, sin los cuales muchos avances que han revolucionado la sociedad, como los ordenadores y los teléfonos móviles, no serían posibles. posible. Ni siquiera las pruebas de antígeno habituales para todos nosotros. Un viaje por un universo imperceptible que el Doctor en Física por la Universidad de Oxford Ibon Santiago desvelará y explicará en dos visitas guiadas que ofrecerá este jueves y viernes a las 18:00 horas en euskera y castellano. respectivamente.

– El Nano World se expone estos días en Bilbao. Suena a ciencia ficción. Explícanos en qué consiste

– En griego, nano significa pequeño, enano. Es la mil millonésima parte de un metro. Si la tierra tuviera un metro de diámetro, una canica pequeña tendría un nanómetro de ancho. El nanomundo no nos es ajeno, porque estamos hechos de él y estamos rodeados por él. Desde champú hasta pantallas, ordenadores, tejidos… En la Edad Media se sabía explotar las propiedades ópticas del oro coloidal para crear preciosas vidrieras policromadas. Hoy usamos estas nanopartículas de oro para crear pruebas de antígenos. La nanociencia avanza gracias a nuevas herramientas para manipular y observar esta escala tan pequeña, con microscopios que nos permiten explorar nuevas áreas. Lo especial de este nanomundo es que la materia de esta magnitud se comporta de una manera inusual. Decimos que las propiedades cuánticas a nanoescala se están volviendo importantes. Cuanto más pequeño es algo, más superficie tiene. Esto es importante, entre otras cosas, para desarrollar catalizadores más eficientes.

Also Read :  Maximiliano de Habsburgo y su batalla contra las drogas: "Uno es adicto ya de por vida, porque esta enfermedad no tiene cura"

– ¿Qué pueden encontrar los visitantes de esta exposición de todo esto?

-La exposición introduce al visitante en la escala nanométrica, utilizando dispositivos como la cámara de nuestros teléfonos móviles y ejemplos de la escala biológica, como el tamaño de una célula, un cromosoma o el ADN. Hay varios nanomateriales, como el grafeno o los modelos de virus, y estarán disponibles instrumentos de primer plano, como los microscopios electrónicos de barrido o de efecto túnel, que nos permitirán observar de cerca y, en muchos casos, manipular materiales a esta escala. El resultado de la exposición es una serie de imágenes en las que la ciencia y el arte se encuentran en el mundo nano. Se puede ver desde la membrana de un glóbulo rojo infectado con malaria hasta una monocapa de grafeno.

– Este mundo de capturas imperceptibles

-Por supuesto. Así como telescopios como el Hubble o el James Webb abren las puertas al universo lejano, el nanomundo de las cosas diminutas es igual o más fascinante. Y lo tenemos mucho más cerca que la galaxia de Andrómeda.

– Se dice que la nanotecnología es el nuevo paradigma de conocimiento que conducirá a la revolución industrial del siglo XXI

Also Read :  Entrega ayuntamiento preseas a ciudadanos distinguidos por su aportación a la sociedad

– Se basa en muchas disciplinas generadoras de conocimiento, desde la física cuántica hasta la biología molecular, y las ramificaciones en la sociedad son diversas. Desde la producción de energía hasta materiales inteligentes, sensores… Ha contribuido a una revolución en el campo de la ciencia de los materiales, la ingeniería… Toda la industria de la información actual, o inteligencia artificial y big data, es gracias a los avances en chips de circuitos integrados, cada vez más eficientes y miniaturizados. Poder manipular la materia a esta escala, en la que también opera la biología, es de gran relevancia para la nanomedicina.

– ¿Qué nos habríamos perdido sin la nanociencia?

– Los paneles solares, el transistor, todos los circuitos integrados…; pero también podemos destacar la vacuna de ARNm. Sin ellos, tampoco tendríamos computadoras ni teléfonos celulares, y el bloqueador solar, que nos protege de la luz ultravioleta, probablemente no sería tan efectivo.

– ¿En qué sector se ha sentido con más fuerza en los últimos años?

– En el campo de la electrónica, para dispositivos que se han vuelto indispensables en nuestra vida diaria y que son esenciales para las tecnologías de la información, como discos duros y microprocesadores. La capacidad de construir estos dispositivos cada vez más pequeños los hace más eficientes, más baratos y consumen menos energía.

inspiración en biología

– ¿Hacia dónde deben ir la nanociencia y la nanotecnología?

– El hombre ha sido capaz de crear máquinas cada vez más pequeñas, y la nanociencia facilita ir más allá y llegar al nivel atómico, pero uno de los mayores retos es crear nanomateriales que sean inteligentes, dinámicos y activos, y para eso nosotros puede inspirarse en la biología. Esta es la obra maestra de la nanotecnología. Se puede aprender mucho de la biología porque ha pasado por miles de millones de años de evolución para encontrar soluciones a muchos problemas.

– Al final es una pequeña manipulación siempre con el objetivo de seguir cambiando y mejorando el mundo.

-Esa es la forma en que está. Manipula la materia átomo por átomo para darle propiedades beneficiosas para la sociedad.

– A nivel personal, actualmente estás desarrollando un proyecto para crear robots moleculares utilizando materiales programables como el ADN. ¿En qué consiste todo esto y qué buscas?

– El ADN es una molécula que, más allá de su importancia genética, también puede utilizarse como nanomaterial para la construcción. Hoy en día la síntesis de ADN es muy accesible, puedes programar la secuencia deseada. Mi investigación se enmarca en lo que se puede denominar programación molecular, la capacidad de autoensamblar hebras de ADN en nanoestructuras diseñadas y codificadas en su secuencia para adoptar diversas formas prediseñadas, como cubos, filamentos, nanoporos… Desde la la forma y la función de una molécula van de la mano, el objetivo es que estas nanoestructuras puedan responder a su entorno y que podamos implementar estas propiedades robóticas como la movilidad, la detección y la actuación. También usamos ADN en otros proyectos para almacenar información digital. En lugar de escribir con 0 y 1, usamos las cuatro bases del ADN (A, T, G y C) para escribir y leer información.



Source link