Ultraderecha internacional argentina  | Página12


Así como el neoliberalismo no rechaza el Estado, la nueva extrema derecha no está en contra de la democracia sino que quiere controlarla y manipularla a su antojo.

Por otro lado, la extrema derecha no surge exclusivamente del odio político a lo nacional y campechano, es una tendencia estructural, más allá de la voluntad individual; El neoliberalismo no permite ninguna regulación político-institucional para su propia reproducción ilimitada.

Existe el peligro de que tienda hacia un nuevo tipo de estado de excepción. De ahí las enormes dificultades para lograr el nivel mínimo de diálogo que se requeriría para restaurar el contrato social en la Argentina.

Desde el inicio de la cuarentena y luego de reflexionar sobre la extrema derecha europea, he señalado en varias ocasiones cómo la agenda híbrida de la ultraderecha neoliberal está operando a toda velocidad en el país.

Also Read :  España domina la convocatoria del Festival Internacional de Danza de Panamá

No se captó de inmediato y con claridad porque no había liturgia o ritual para introducirlo.

La extrema derecha argentina se abrió paso entre los mismos conservadores y reaccionarios de siempre, esta vez beneficiándose de un gran clima de la época que incluso la transformó en su identidad histórica.

Una relación circular y permanente entre los medios concentrados, los sectores políticos emanados del macrismo y partes importantes de la población ha funcionado durante mucho tiempo en una lógica que rige todo su comportamiento político desde que el macrismo perdió las elecciones y luego comenzó la cuarentena.

Más allá de los nombres en cuestión, que al parecer nunca serán reconocidos bajo el concepto de extrema derecha, todos sus gestos, su sistema de expresión política y su trato con el oponente cumplen con los requisitos del programa internacional de la nueva extrema derecha. De hecho, actúan como ella, pero sin admitir públicamente esa identidad.

Also Read :  Movilización en Rusia: Ante el negro espejo de la derrota | Internacional

Pero todas sus operaciones, desde lo que hicieron con la cuarentena hasta su comportamiento con Cristina y el gobierno del Frente de Todos, revelaron una “maquinaria de guerra” en pleno funcionamiento.

El horrible intento de asesinato que salvó milagrosamente al país de una posible guerra civil es la prueba definitiva. Hasta ahora, ninguna de las actuales extremas derechas del mundo ha podido llegar tan lejos.

Recuerdo cuántos recientemente pusieron en perspectiva la pregunta: “Estás hablando del cuco de la extrema derecha para encubrir las carencias del Frente de Todos”. Esta lectura siempre me pareció, al menos, simplista.

Also Read :  Cartagena alberga esta semana el congreso internacional de la Sociedad Nuclear Española – Cartagena Actualidad

No solo omitió analizar cómo las condiciones materiales del neoliberalismo tuvieron su propia dinámica específica en su apropiación de subjetividades, sino que interpretó el ascenso de la extrema derecha como un efecto secundario provocado por la debilidad de un gobierno en particular.

Sin embargo, el surgimiento de la extrema derecha global, para la cual el grupo de jóvenes delincuentes que intentaron asesinar a Cristina es un síntoma y no la estructura en su verdadero desdoblamiento, es un correlato político del capitalismo contemporáneo.

En terminología weberiana, es su espíritu contemporáneo. En otras palabras, es un fenómeno político que pertenece ontológicamente al espectro de poder neoliberal.

Por tanto, la correspondiente realidad internacional no es sólo una consecuencia de la situación argentina, sino que la incluye.



Source link