todo lo que hay que saber para comprender el movimiento indígena que tiene en caos al país

Perú vive una grave crisis política y civil. Semanas de protestas han culminado con la llegada de miles de personas a la capital en medio de violentos enfrentamientos y batallas con la policía.

Las protestas provocadas por la reciente destitución del exlíder Pedro Castillo han puesto de relieve las profundas divisiones en el país y han sido alimentadas por una combinación de factores internos y estímulos externos.

Also Read :  El estudio de Rodrigo Currás consigue un premio internacional por la reforma del Pradoviejo

¿Qué provocó las protestas?

El detonante inmediato fueron los hechos del 7 de diciembre de 2022, cuando el ahora depuesto presidente Castillo lanzó un intento de golpe de Estado. Pero si fue un “golpe” todavía está en debate. Los partidarios de Castillo dicen que estaba tratando de evitar otro tipo de golpe instigado por el Congreso.

Also Read :  Recompensa de US$ 35 millones por pistas sobre el asesinato de una pareja de millonarios

Castillo, un exprofesor indígena de izquierda del sur del país, trató de impedir que el Congreso lo acusara de corrupción y traición. El expresidente pidió el apoyo de los militares, y su intención era crear una asamblea constituyente que reformara la Constitución del país. Pero su plan no funcionó. Los militares rechazaron la estratagema de Castillo, y el Congreso se negó a disolverse y procedió con su voto de juicio político, destituyéndolo del poder.

Familiares de manifestantes cerca de la Universidad de San Marcos piden información sobre los detenidos
Familiares de manifestantes en las afueras de la Universidad de San Marcos en Lima (Perú) exigen información sobre los detenidos. – La foto. Getty Images / Agencia Anadolu

Los hechos de ese día desataron protestas que han ido cobrando fuerza a lo largo de las semanas. Pero si bien los eventos del 7 de diciembre fueron un factor inmediato, es importante entender que esta crisis tardó mucho en gestarse.

¿Cuál es el trasfondo más amplio de la crisis política?

La crisis tiene sus raíces en la naturaleza del sistema político peruano. En parte según el borrador, la constitución del país, que fue adoptada en 1993, pero ha sido enmendada docenas de veces. desde entonces, ha creado una ambigüedad en cuanto a quién tiene el mayor poder, el presidente o el Congreso.

Constitucionalmente, el Congreso tiene una enorme discreción para limitar el poder ejecutivo, incluida la destitución mediante juicio político. La idea era actuar como baluarte contra los excesos de los presidentes autoritarios. Pero, de hecho, contribuye a la inestabilidad y debilidad del ejecutivo. La Constitución está escrita de manera tan ambigua que también da margen de maniobra a los presidentes que quieren cerrar el Congreso, como intentó Castillo sin éxito.

Mientras tanto, el antiguo sistema de partidos políticos fue desmantelado en Perú. Cuando los partidos poderosos ya no existen o luchan por obtener apoyo. Como resultado, el sistema de partidos del país se rompió. Más de una docena de partidos están representados en el Congreso, lo que dificulta que cualquier líder o partido obtenga la mayoría. En definitiva, es difícil de gestionar cuando no se tiene una base legal para ello. Por ejemplo, Castillo contó con el apoyo de solo 15 miembros de su partido en la asamblea de 130 escaños.

Como si eso no fuera suficiente, el país está profundamente polarizado y divididos por diferencias étnicas, raciales, económicas y, como han demostrado las protestas, regionales.

¿Quiénes protestan y cuál es el alcance del movimiento?

En primer lugar, son partidarios de Castillo. Aunque no tenía una base de poder real en la capital del país, Lima, Castillo, como el primer presidente verdaderamente rural del país, contaba con un apoyo considerable en el sur.

Policía tomó por la fuerza la Universidad Mayor de San Marcos para sacar a los manifestantes del interior del recinto
La policía ocupó por la fuerza la Universidad de San Marcos en Lima, la capital de Perú, para desalojar a los manifestantes del interior de la universidad. – La foto. Getty Images / Agencia Anadolu

Las protestas se han concentrado alrededor de la ciudad de Puno, pero han atraído el apoyo de las tierras altas andinas del sur de Perú. El área es predominantemente quechua y aymara, los dos principales grupos indígenas del sur de Perú. Los quechuas y aimaras de Perú son “primos hermanos” de los mismos grupos al otro lado de la frontera en Bolivia. Y esto es importante en el contexto de las protestas actuales.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha hablado durante mucho tiempo sobre el concepto de “runasuri”, la unificación de los pueblos indígenas de la región andina. El gobierno peruano acusó a Morales de incitar a las protestas y le prohibió el ingreso a Perú. Sin duda, los aliados bolivianos estaban en el sur de Perú movilizando el movimiento y algunos fueron arrestados.

LA PAZ, BOLIVIA - 24 DE AGOSTO: El expresidente boliviano Evo Morales habla durante una conferencia de prensa el 24 de agosto de 2021 en La Paz, Bolivia.  Morales se refirió a Jeanine Agnes, quien está en prisión desde el 13 de marzo como parte de la investigación de disturbios civiles tras la renuncia de Evo Morales.  Morales afirmó que Añez debe recibir el máximo castigo por el golpe.  (Foto de Gastón Brito/Getty Images)
LA PAZ, BOLIVIA – 24 DE AGOSTO: El expresidente boliviano Evo Morales habla durante una conferencia de prensa el 24 de agosto de 2021 en La Paz, Bolivia (Foto de Gaston Brito/Getty Images) – La foto. Imágenes falsas:

Pero lo que en realidad se está viendo es la “bolivización” del movimiento de protesta peruano. Las tácticas del movimiento de protesta en Perú son similares a las de los disturbios a favor de Morales en Bolivia en 2003 y 2019, bloqueo de carreteras y violencia contra la policía que dejó al menos un oficial muerto y herido. Esto de ninguna manera excusa la brutal respuesta policial que resultó en la muerte de más de 50 manifestantes.

Pero incluso en el tratamiento de estas muertes se pueden ver ecos de Bolivia. Al igual que en Bolivia, los manifestantes califican la violencia de las autoridades contra las manifestaciones como “genocidio”. Aseguran que la policía ataca a los grupos indígenas porque son ellos.

En mi opinión, esto no es cierto. Está claro que la policía hace un uso excesivo de la fuerza, pero los agentes involucrados son, en muchos casos, indígenas.

¿Qué demandas tienen los manifestantes?

En primer lugar, pretenden obligar al gobierno de Lima a aceptar la celebración de la asamblea constituyente para redactar una nueva constitución. cómo será esa nueva constitución es una cuestión secundaria.

También buscan forzar la renuncia de Dina Boluarte, la mujer que reemplazó a Castillo. Creo que es un objetivo alcanzable. Boluarte sufre los mismos problemas que su antecesor. tiene poco apoyo real en el Congreso y ningún apoyo en las calles. Además, al no ser elegido, carece de legitimidad democrática a los ojos de muchos.

El presidente Boluarte anunció que no dimitirá. Está explorando la posibilidad de convocar elecciones anticipadas, pero en este momento es poco probable que acepte la asamblea constituyente.

¿Cómo continuará este movimiento? el concepto de rúnico regional, es difícil juzgar. Por supuesto, la situación en Perú ya no es solo un problema peruano. incluye a Bolivia, y la protesta cuenta con el apoyo de la izquierda latinoamericana.

Pero es difícil saber cuánto apoyo tiene el movimiento de protesta dentro de Perú, dado lo dividido que está el país. Ciertamente no cuenta con el apoyo de las áreas urbanas del norte del país. Sin embargo, ha demostrado la capacidad de movilización de los pueblos indígenas, como en Bolivia. Y el objetivo de muchos no es conseguir apoyo, sino mostrar esa fortaleza.

¿Seguirá la protesta de Perú el patrón de disturbios pasados ​​en la región?

Nadie sabe. Si seguimos la lógica de la comparación con Bolivia, verá un creciente malestar y potencialmente más violencia como la que experimentó el país en 2003 y 2019. Si ese es el caso, será difícil que Perú regrese al viejo estilo de Lima. politica central

Las profundas divisiones de la sociedad peruana y el sistema político fracturado hacen difícil imaginar el surgimiento de una fuerza política capaz de enfrentar todos estos problemas. Y eso es lo que hace difícil la situación actual.

PENSILVANIA:
Manifestantes antigubernamentales se reúnen frente al aeropuerto Alfredo Rodríguez Balón en Perú, el viernes 20 de enero de 2023. Los manifestantes exigen elecciones inmediatas, la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, la liberación del derrocado presidente Pedro Castillo y justicia. 48 manifestantes murieron como resultado de enfrentamientos con la policía. (Foto AP/José Sotomayor) – La foto. PENSILVANIA:

Mientras tanto, las comparaciones con las protestas peruanas que derrocaron a Alberto Fujimori en 2000 pueden estar fuera de lugar. Esas protestas tuvieron lugar en un contexto completamente diferente. Fujimori fue visto en ese momento como un dictador que había saqueado miles de millones de dólares del país. Fue una rebelión para sacar al dictador.

Lo que tienes ahora es un expresidente impopular en prisión y una presidenta impopular con afirmaciones contradictorias sobre la legitimidad del poder. El contexto es muy diferente. No se trata de una transición del autoritarismo a la democracia, sino de protestas derivadas de un sistema democrático ineficaz en un momento en que el país está profundamente dividido..

Para: eduardo gamarra

Profesor de Política y Relaciones Internacionales en Florida International University

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Conversation

La conversación



Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.