“Soy una privilegiada por haberme podido dedicar a mis hijos, gracias a Manuel”


La nueva temporada ha empezado fuerte para ella, con un gran proyecto profesional y un cambio familiar al que aún le tiene que acostumbrar. virginia troconis (42 años) confiesa EL ESPAÑOL sobre su debut como escritora, su forma de cuidarse, la relación de casi veinte años con su marido, Manuel Díaz “El Cordobés” (54) y la nueva vida que ha iniciado su hijo mayor fuera de casa.

Esta venezolana, que lo dejó todo por amor a uno de los toreros más populares de España, vive un período de madurez en el que tiene más tiempo para sí misma y nuevos retos. Lánzate al mundo editorial con un libro sobre nutrición titulado comida, llevémonos bien, es uno de ellos

No, ella no lo hace sola. Tiene un socio competente, Pablo Ojeda (40), uno de los nutricionistas más conocidos de España y miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Todo fue creado a raíz de un Instagram Direct y no rehuye las críticas. “Siempre digo que no soy escritor ni nutricionista. No pretendo nada, solo cuento mi experiencia y lo que hago”.

[Manuel Díaz y la ganadería: “Como consumidor, tengo que pensar en lo que me voy a comer, es lógico”]

Virginia Troconis y el nutricionista Pablo Ojeda colaboran en este libro.

Virginia Troconis y el nutricionista Pablo Ojeda colaboran en este libro.

¿Qué te hizo decidir embarcarte en esta aventura?

Es un proyecto hermoso y emocionante. Nació durante la pandemia cuando comencé a compartir directamente mis recetas. a la gente le encantó. Un día hice un dueto con Pablo que funcionó muy bien y me pidió que lo tradujera todo en un libro. Nuestra idea era responder preguntas y romper varios mitos sobre la alimentación. Él desde un punto de vista profesional y profesional y yo desde mi punto de vista personal, desde lo que hago en mi día a día.

¿Cómo es tu rutina diaria?

Mira, mucha gente me pregunta por qué cuido mi dieta cuando puedo pagar todo. Y no, no lo es. Soy lo que soy por lo que hago. Logré desarrollar, madurar y entender la relación con la comida por lo que es. Me permito todo, no dejo que nada me esté prohibido, trato de comer sano y hago deporte, es algo fundamental en mi vida. He encontrado este equilibrio entre lo que como y lo que quemo.

Also Read :  Cifras y letras, por Josep Maria Ganyet

Habrá gente que piense: “Un libro más para perder peso”, en un momento en que se afirman los cuerpos “no normativos”.

No se trata de hacer dieta para adelgazar o prohibir o restringir alimentos, se trata de comer bien y hacer cosas que puedan durar mucho tiempo para sentirse bien y saludable. No me peso, no peso la comida, no cuento las calorías.

¿Tuviste una relación poco saludable con la comida cuando eras más joven?

Definitivamente sí. En Venezuela es verano todo el año y hay mucho culto al cuerpo por eso. Vas a la playa todos los fines de semana y he hecho cosas como tres noches sin cenar para tener un vientre plano en bikini. No sabía todo lo que sé sobre nutrición ahora.

¿Hasta qué punto te preocupa tu imagen de ser siempre bella y joven?

Por supuesto que es importante para mí, así que hago ciertos sacrificios porque no todo es genética. Y cuando se trata de tratamientos, no hay nada mágico, pero me encanta cuidarme porque me gusta cómo me veo. Por supuesto, no estoy obsesionado con el físico.

Manuel Díaz y su esposa están casados ​​desde 2004.

Manuel Díaz y su esposa están casados ​​desde 2004.

Gtres.

¿Cómo lidian sus hijos con estos hábitos alimenticios?

Puede ser un poco tarde para los niños. Lamento no haberles inculcado este tipo de pautas desde temprana edad, y ahora trato de no destruirlas para que no tengan un efecto contraproducente. Es muy importante que los jóvenes refuercen lo positivo, que entiendan que somos lo que comemos, que nuestro cuerpo es nuestro templo, que es el único que tenemos y que nos acompañará toda la vida. Que si hay de todo en mi casa, no prohíbo nada.

Also Read :  Por qué Virtual Educa se consolida como el evento educativo más relevante de América Latina

Y Manuel, su marido, ¿tienes que hacerte valer con él?

Bueno, se queja, pero lo maneja muy bien. No le impongo nada, nos adaptamos, nos complementamos porque llevamos 20 años juntos.

¿Qué le dirías a la gente que solo conoce a Virginia Troconis por referencias sobre ti? Un resumen de la vida.

Llegué a España hace 20 años, me casé a los 22 y me convertí en madre muy joven. ¡Ya tengo un hijo que tiene 18 años! Me considero una privilegiada por haberme podido dedicar a mis hijos. Gracias por supuesto a Manuel. Nos complementamos mucho, logramos formar una hermosa familia y por supuesto, como todas las parejas, hemos tenido nuestros altibajos. Ahora estoy en un punto de mi vida en el que me siento pleno, siento que he evolucionado y tengo tiempo para dedicarme a mí mismo.

¿Fue duro salir de Venezuela y vivir en el campo como mujer de un torero?

Sí, así fue. Yo tenía 22 años y me enamoré de una persona mayor, separada, de una hija que entonces tenía 11 años y con una profesión tan complicada. Estaba solo y en ese momento me costó. Ahora no entiendo mi vida si no es en el campo; incluso más que Manuel. siempre le digo.

¿Sientes que has sacrificado muchas cosas?

No, no fue un sacrificio, fueron los mejores años de mi vida. Creo que lo más bonito de la vida son mis hijos y ser madre siempre ha sido lo más importante para mí. Aún así, siempre tuve mi vida, fui independiente, fui Virginia, aunque me llamaran “la esposa de ‘El Cordobés'”. Somos un equipo, él hace lo suyo y yo lo mío.

Also Read :  Una de las profesiones que más va a acelerar los negocios digitales es el UI/UX Designer

¿Cuál es el secreto de estas dos décadas de felicidad?

Ambos nos divertimos mucho juntos y siempre nos apoyamos mutuamente. ¡Qué bueno que después de 20 años estemos disfrutando del triunfo de los dos! Cuando necesitaba estar en las sombras, lo estaba, y cuando necesitaba apoyarme, lo hacía. Somos un equipo, vamos en el mismo camino y ahora que nuestros hijos son mayores tal vez podamos dedicar un poco más de tiempo como pareja.

Ahora se enfrenta a un cambio importante, su hijo mayor se ha mudado a Madrid para estudiar arquitectura y ha dejado el nido. ¿Cómo estás?

Ups, no saques el tema… Tengo el síndrome del nido totalmente vacío y me estoy teniendo que acostumbrar a estar fuera de casa. Manuel me dice todo el tiempo que no puedo cuidarlo todo el día. Pero necesito tiempo para superar lo que es como un duelo para mí. Creo que esta separación será genial para los dos, para él y para mí. Manu necesita su espacio para crecer, para entender muchas cosas y lo veré crecer. Cuando lo dejé en Madrid le escribí una carta diciéndole: “Esta es la prueba más importante de mi vida porque ahora sabré si he hecho bien lo que he hecho en estos 18 años o no”.

[Manuel, el hijo de Virginia Troconis y Manuel Díaz ‘El Cordobés’, cumple 18 años: descubrimos cómo es]

¿Qué es lo que más extrañas de Venezuela?

Todo, especialmente mi madre. Vive sola y mucha gente me pregunta por qué no la llevo a España pero ella es feliz donde está y hay que respetarla y disfrutarla tal y como es. Entonces ella viene, disfruta de España, vive, entra, come, sale, nuestra vida social, y luego llega un momento en que ella necesita su espacio y yo también necesito el mío.





Source link