Save the Children critica a la comunidad internacional por olvidarse de los menores yazidíes en Irak


MADRID, 22 de septiembre (EUROPA PRESS) –

Save the Children criticó este jueves a la comunidad internacional por olvidarse de los niños y niñas yazidíes que viven en entornos inseguros en el Kurdistán iraquí y tienen que recordar cada día la violencia que sufre el Estado Islámico.

“Los niños yazidíes continúan viviendo con miedo por lo que ellos y sus familias han experimentado a manos del Estado Islámico y por lo que ahora están experimentando en su vida diaria. Se les siguen negando sus derechos básicos como niños”, dijo el director interino de Save the Children, Rizgar Aljaff.

Explicó que “la atención y el apoyo urgentes que necesitan para procesar y sanar su trauma todavía es evidente”. “Muchos niños siguen desaparecidos. Si nada cambia, el impacto del genocidio en los niños yazidíes aumentará cada día que pase”, agregó.

READ:  La Universidad vasca cierra la edición "más internacional y participativa" de sus Cursos de Verano

En una nueva investigación que involucra a 117 menores -que han vivido las secuelas del “genocidio” de niños en la región- Save the Children reitera las necesidades de estos menores que continúan viviendo la inseguridad, así como sus derechos a la educación.

Los menores han manifestado a la ONG que temen posibles secuestros, violencia sexual, reclutamiento por parte de grupos armados, pérdida de un familiar o separación de seres queridos.

“Todos los días vemos a niños y niñas pequeños portando armas y trabajando con las fuerzas de seguridad, con grupos armados, y son jóvenes. Tienes menos de 18 años”, dijo Khalid, un niño de entre 7 y 10 años cuyo nombre real se ha ocultado por razones de seguridad.

Uno de los principales obstáculos para estos menores es la barrera del idioma, ya que muchos de ellos han olvidado su idioma nativo, el kurmanji, o nacieron en cautiverio y nunca lo aprendieron, lo que dificulta el contacto con sus familias y la reintegración en sus comunidades.

READ:  Estudiantes de la Modelo hacen el 1-2 en un concurso internacional

Asimismo, los niños y niñas yazidíes sufren de trastorno de estrés postraumático y depresión y han denunciado que los servicios disponibles no están satisfaciendo sus necesidades urgentes dados los grandes dramas que han vivido en su pasado.

Otro obstáculo es la falta de documentos civiles, lo que impide que estos menores vayan a la escuela, negándoles así su derecho a la educación. Hay que recordar que muchos de estos edificios fueron bombardeados o destruidos, por lo que es notable la falta de material.

Muchos de ellos no están registrados y no tienen acceso a servicios básicos como la atención médica. Los niños nacidos en cautiverio enfrentan desafíos aún mayores, ya que Irak requiere una prueba de paternidad para registrar a los padres solteros. De lo contrario, el niño será registrado como musulmán, lo que lo convierte en un no yazidí tanto legal como culturalmente, estigmatizándolo aún más.

READ:  Athletic: La semana grande de los hermanos Williams | Deportes

Por todo ello, Save the Children ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que trabaje con el gobierno iraquí y el Gobierno Regional del Kurdistán para proporcionar a los menores lo que necesitan, en particular para que puedan ir a la escuela y recibir tratamiento médico.

Finalmente, pidió “medidas para garantizar que los niños yazidíes reciban justicia y reparación por las lesiones graves, los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra cometidos contra ellos”.



Source link