Ramón Ortega, profesor de bioética, en la XXXIII Escuela de Salud Pública de Menorca. – Menorca


La pandemia de Covid-19 ha puesto de relieve la importancia de la ética en las decisiones de salud pública. El uso de algoritmos, ya sea para geolocalizar pacientes o para decidir quién tiene prioridad en la UCI, es uno de los aspectos a tratar esta semana en el II Encuentro ESPACyOS (Salubry Ética para la Acción, Atención y Observación Social), que se desarrolla el el XXXIII. Escuela de Salud Pública de Menorca.

Ramón Ortega, catedrático de bioética y coordinador del encuentro junto a David Rodríguez-Arias, señala que parte de los problemas éticos que se derivan de dejar la toma de decisiones sanitarias en manos de algoritmos es que no siempre son transparentes o sesgadas. . El proyecto que analiza este tema, liderado por Àngel Puyol y discutido en la EMSP, se centra en cómo identificar estos sesgos y establecer criterios de calidad para el uso de algoritmos. Sin embargo, según Ramón Ortega, “Nunca se puede estar del todo seguro de que una decisión tan complicada, con tantas consecuencias, fuera justa. Ni siquiera si no es un algoritmo, sino una persona o un grupo de personas que se hace cargo de él. Hay varias formas de entender lo que es justo, y cada noción de justicia tiene sus premisas y consecuencias, sus ventajas y desventajas.” Para determinar si una decisión es justa, enfatiza Ortega, es importante que el proceso que condujo a esa decisión sea transparente, inclusivo y auditable, e incluya mecanismos para evitar formas de discriminación.

READ:  EMPRESA / Centro de Naturopatía y la Salud ofrece biotina para el pelo para controlar la caída del cabello en otoño

Uno de los colectivos más golpeados por la pandemia ha sido el de las personas mayores. En este caso, surgió el debate sobre si era ético no incluir a personas con menores posibilidades de supervivencia relacionadas con la edad. Según el profesor de bioética, la edad ha sido un criterio éticamente cuestionado para determinar el acceso prioritario a recursos de salud escasos (como camas de hospital o ventiladores) durante la pandemia. “En los primeros días de la pandemia en Europa, cuando se tomaban estas decisiones de racionamiento, la evidencia científica de Wuhan sugería que la supervivencia de los mayores de 80 años ingresados ​​en unidades de cuidados intensivos con COVID era anecdótica. Sin embargo, estas razones no justifican utilizar la edad como único criterio o como criterio limitante de acceso para excluir a alguien de la atención médica o para privarlo de un recurso escaso. Eso sería injustamente discriminatorio”.. La vulnerabilidad en particular es un tema central para la salud pública y la bioética. En situaciones de crisis, la atención a las personas en situación de vulnerabilidad puede resultar insuficiente, especialmente cuando se trata de minorías o personas en situación de exclusión. Por eso, dice el profesor Ortega, “Es imperativo abordar específicamente la vulnerabilidad como un problema de salud pública”. Respetando la autonomía de las personas, estableciendo mecanismos de no discriminación y reconociendo las condiciones que generan esta vulnerabilidad, como el racismo y la xenofobia, la discriminación de género, la discriminación por edad o la aporafobia, entre otras.

READ:  La vacuna covid, con cita y en los centros de salud

El Grupo de Ética para la Acción, el Cuidado y la Observación Social en Salud Pública (ESPACyOS) es un grupo multidisciplinario de investigadores, educadores, profesionales de la salud, filósofos y otros profesionales interesados ​​en aspectos de la ética en salud pública, la bioética y la ética del cuidado. El objetivo es estudiar y organizar actividades académicas y de divulgación sobre cuestiones éticas relacionadas con la salud pública y las políticas sanitarias.

Durante la reunión del grupo en la Escuela de Salud Pública de Menorca se presentó la edición monográfica Ética, (post)pandemia y deber de anticipación de la Revista Española de Salud Pública, coordinada por miembros de la red ESPACyOS. Uno de los temas que trata es la gestión de la crisis sanitaria y social. “Creemos que existe una necesidad particular de rastrear dónde el sistema no estaba preparado para evitar que se repita, dada la posibilidad de que surjan crisis similares que requieran previsión y preparación”.

La monografía también aborda el uso de empujar en el sistema de salud. Se trata de intervenciones que orientan a los pacientes en la dirección más beneficiosa para su salud respetando su libertad de elección. Estas intervenciones son cada vez más comunes en el ámbito de la salud pública para promover comportamientos saludables. Sin embargo, según Ortega, “El uso de nudges sigue planteando preguntas que pueden discutirse”como la finalidad para la que se utilizan.

READ:  Rocío Carrasco reta a Ortega Cano a un encuentro en directo





Source link