Plenoil zarandea el ‘statu quo’ en el sector de las gasolineras | Negocios

Un dicho popular dice que el río revuelto, el pescador se beneficia. El dicho de que las gasolineras se llaman automáticas o bajo costo, donde los pagos se realizan en la propia bomba, se mantienen en primera persona. Un mercado que engloba el 12,5% de todas las estaciones de servicio de España, según datos del último estudio anual realizado por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae).

En un momento como el actual, donde el aumento de los precios de los combustibles ha alcanzado un nivel casi inimaginable y ante la incertidumbre sobre el posible futuro, esta gasolinera ha pasado de arrastrar una leyenda negra por cuestionar la calidad de su producto a experimentarlo. un momento especial de gloria.

Un ejemplo de la era del vino y la rosa para esta gasolinera es Plenoil. En 2015 abrió su primera estación de servicio automatizada, y siete años después cerró con más de 160 (suma 60 en 2022), tras una inversión de 30 millones, 10 más que en 2021. El periodo en el que la compañía ha realizado el salto cuantitativo esperado será más rápido. “Vimos que era un modelo efectivo y desde entonces hemos desarrollado un proceso de crecimiento acelerado”, confirma José Rodríguez de Arellano, director general de Plenoil. Crecimiento apoyado por un grupo de accionistas solidarios entre los que se encuentran el presidente, Leopoldo Pérez Villaamil; Álvaro Sainz de Vicuña, reconocido por la revista Forbes como una de las personas más ricas de España, o Domingo de Torres Atienza, empresario malagueño que fundó la empresa de transportes Acotral.

El modelo de negocios de Plenoil es simple: vender el trabajo a destajo al precio más barato. “¿Cómo lo hacemos? Eliminar los costos excesivos. Nuestras estaciones de servicio ocupan entre 700 y 1.000 metros cuadrados, frente a un promedio de 3.000 de una estación tradicional, lo que significa menos gastos, no tenemos una tienda, ofrecemos dos tipos de combustible: gasolina 95 y diésel normal, y suele haber dos o tres personas con la gasolinera cubriendo el turno de ocho de la mañana a ocho de la tarde”, explicó Rodríguez de Arellano.

Also Read :  EL NUEVO CITROËN C4 X “UNE CONCEPTOS PARA OFRECER ESPACIO INTERIOR, ELEGANCIA Y POLIVALENCIA | Citroën

Guerra de precios

Un modelo que ha roto la rentabilidad de las gasolineras tradicionales, con precios que suelen diferir entre un 8% y un 10% con los precios de los grandes operadores. “A lo largo de los años, ha habido una gran cantidad de sectores que han obtenido ganancias de hasta un 10%. Hasta ahora, en ciudades que tienen dos o tres gasolineras el precio es homogéneo, no digo que estén de acuerdo, pero cuando entramos se vuelve low cost”, agregó.

También ha cambiado la mala fama de que la gasolina es de peor calidad, sobre todo desde la pandemia, cuando los clientes prefieren este tipo de gasolineras por miedo a entrar en una gasolinera cerrada, lo que, según el director general, les ayuda a conseguir sitio. “Lo probaron y les gustó. En España el combustible viene del mismo lugar. Hay que hablar claro, todo viene de Exolum [antes CLH], empresa que transporta, almacena y distribuye productos petrolíferos en España. La diferencia son los ingredientes. Los grandes operadores tienen los suyos y nosotros compramos los sugeridos por Exolum. Estoy comprometido con cualquier empresa que venda combustible demostrando que sus aditivos son mejores. Los clientes se han dado cuenta de que los coches funcionan igual que nuestra gasolina”.

Con una cuota de mercado del 2,5% y con aspiraciones de alcanzar el 4% en 2023, la facturación de 2022 cerrará en 850 millones de euros, frente a los 325 millones de 2021. La cifra que “si en 2023 el litro de gasolina está al mismo nivel de precios, llegará a los 1.200 millones”, determinó el directivo. A pesar de las altas ventas, Rodríguez de Arellano dice que el margen en el sector es muy bajo, casi un 2%, situación que para la empresa se traduce en una ganancia de 27 millones en 2022.

Also Read :  El fin del verano y la inflación cierran 600 negocios en Galicia » Galicia

Cajas que experimenten gastos adicionales, tras la entrada en vigor de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en las que las estaciones de servicio con ventas superiores a 10 millones de litros (y que abran en 2021) deberán instalar al menos un punto de recarga para coches eléctricos. “Lo hemos hecho en 180 gasolineras, y aunque hay subvenciones que llegan hasta el 40%, es una tecnología muy cara, entre 50.000 y 100.000 euros el punto, con una obsolescencia muy grande. Creemos que la implantación es bastante acelerada y es una inversión difícil de rentabilizar. Esperamos no tener que subir el precio por litro. En cualquier caso, Plenoil en el futuro será la energía que demanden los clientes”, aseguró.

Paralelamente a esta cifra, los litros que venden en un año son, según el director de la empresa, lo que realmente mide la posición de la empresa, “porque la facturación depende del precio”. A lo largo de 2021 vendieron más de 327 millones de litros, mientras que en 2022 la cifra superó los 675 millones. Unas cifras que ilustran la creciente afluencia de clientes. “Cada año crecemos más del 40%. En 2023 esperamos vender 1.000 millones de litros”.

Plan estratégico

Para consolidar sus objetivos, Plenoil tiene en marcha un plan estratégico (2022-2026) que contempla una inversión de entre 40 y 50 millones de euros anuales y en el que prevén contar con 450 gasolineras. Estaciones de servicio que llegarán a zonas donde hasta ahora no estaban, como Canarias (excepto El Hierro y La Gomera), País Vasco o Baleares. También se han planteado establecer un punto de apoyo en Europa en países donde este modelo de negocio no está tan asentado. “No estamos hablando del norte de Europa, ni de Alemania, ni de Francia, ni de Bélgica ni de los Países Bajos; Portugal, tal vez sí. También esperan llegar a América Latina en 2024.

Also Read :  Entrevista | Enrique Martín: "Ibidem crece a dos dígitos y en 2023 cerraremos una adquisición"

La empresa ha crecido orgánicamente con la instalación de gasolineras nuevas y propias, que tardan entre 60 y 80 días en operar. Un modelo donde no tiene cabida la franquicia por los bajos márgenes de beneficio, sino el renting como nueva vía de crecimiento. Un contrato de arrendamiento firmado por un plazo no inferior a 30 años y que supone el pago por la rehabilitación de unos 250.000 euros por gasolinera, frente al medio millón de las nuevas aperturas. “Contactamos con gasolineras que estaban funcionando, pero donde el patrón no quería seguir con el operador y nos lo alquilaron. Lo modificamos y lo abrimos de nuevo. Combinaremos este tipo de modelo con una apertura orgánica”. Una modalidad que supondrá el 50% del negocio, que ha sumado 5 establecimientos en 2022 y se prevé que crezca hasta los 60 en 2023.

Un cambio que puede estar impulsado por la dificultad de encontrar una ubicación o mejor dicho, como apunta Rodríguez de Arellano, “por la lentitud en la concesión de licencias por parte de algunos municipios”. Aunque el local es libre por ley, “cuando abre un negocio (y más como este) siempre hay alguien que se desilusiona. Queremos minimizar el impacto, pero estamos donde está permitido. El ayuntamiento no puede impedirme vivir en una zona industrial, aunque algunos han intentado impedirlo aludiendo al tema de la distancia, pero no se puede”, concluyó.

PAÍS mañana

Despierta con el análisis de hoy de Berna González Harbour

ACEPTAR

Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.