Plasma frío, tecnología emergente para descontaminar alimentos


Detrás del estudio está Júnior Bernardo Molina, ingeniero agroindustrial de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) sede Palmira, quien investiga nuevas tecnologías para inactivar hongos filamentosos o mohos como parte de su doctorado en ciencia y tecnología de alimentos en la Universidad de Téramo (Italia).

“El plasma frío es el cuarto estado de la materia: sólido, líquido, gas y plasma. En este último, las moléculas se cargan de energía, chocan entre sí y se disocian. Es una excitación de moléculas, ya que hay especies reactivas de oxígeno y nitrógeno dependiendo del gas que se utilice para generar el plasma”, explica el investigador, quien se interesó por la seguridad alimentaria desde que era estudiante.

Las tecnologías tradicionales utilizadas a nivel mundial para descontaminar los alimentos tienen un efecto negativo en las propiedades físico-químicas de la fruta, por lo que las nuevas -como el plasma frío- intentan reducir el impacto y no afectar ciertas propiedades de los alimentos.

La investigación del ingeniero Molina se centra en los frutos secos porque son muy consumidos en Europa y porque es importante conservar los alimentos para que estén disponibles durante las cuatro estaciones.

Also Read :  Reír y sonreír, dos acciones sencillas que tienen muchos beneficios para tu salud

“El problema de las frutas secas es su susceptibilidad a la contaminación por hongos”, por lo que las nuevas tecnologías están tratando de abordar estos fenómenos en la producción de alimentos. Por ejemplo, un tomate seco, uno de los alimentos utilizados en el estudio, se contamina con esporas durante las etapas de secado, ya que este proceso se realiza a mano.

Actualmente existen varios prototipos de generación de plasma que todavía están a escala de laboratorio, aunque el objetivo es llevarlos a niveles piloto e industrial.

Los avances de este trabajo fueron presentados en el conversatorio “Experiencias, Retos y Oportunidades en América Latina y Europa: Una Visión de los Egresados ​​de Ingeniería Agroindustrial” organizado por la UNAL Campus Palmira.

Más posibilidades en tecnología agrícola

La investigación del egresado Molina se complementa con la de su colega Ana María Zetty Arenas, quien durante su paso por la sede de la UNAL en Palmira participó en el Grupo de Investigación en Eficiencia Energética y Energías Alternativas liderado por la profesora Judith Rodríguez.

Also Read :  Lo echaron, creó su negocio de neumáticos y gana millones al año

“Mi curiosidad por los biocombustibles comenzó en la universidad, por eso desarrollé un estudio sobre la producción de etanol a partir de remolacha azucarera tropical”.

Posteriormente, en su doctorado, estudió la producción de biocombustibles avanzados a partir de residuos agroindustriales como el butanol y el etanol de la caña de azúcar.

Hoy es investigadora senior de fermentación en Farmless BV, una empresa holandesa que convierte la energía renovable en alimentos sin necesidad de tierras cultivables.

“Hacemos esto con e-Metanol™, que está hecho de materias primas obtenidas mediante el uso de flujos de desechos, hidrógeno mediante electrólisis y captura de CO.dos— y amoníaco verde para el cultivo de microorganismos en biorreactores con el objetivo de producir proteínas microbianas para el consumo humano”.

Also Read :  En 2021 se realizaron 61.695 pruebas para la detección del VIH en Castellón

Según el investigador, este método tiene el potencial de convertirse en una de las formas más económicas de producir proteínas para el consumo humano a gran escala en la próxima década.

El ingeniero agroindustrial Sebastián Escobar, hoy Doctor Asociado de Agrosavia, dedica su actividad profesional al desarrollo agroindustrial de la cadena de valor del cacao.

“Colombia es el centro de origen del cacao, por eso hemos desarrollado con aliados internacionales un proyecto financiado por el Sistema Nacional de Regalías, cuyo propósito es agregar valor a las materias primas del cacao y llevar desarrollo a las familias cacaoteras”.

La profesora Margarita Andrade, de la Facultad de Ingeniería y Administración, señala que el conversatorio es la primera de una serie de actividades que la carrera de Ingeniería Agroindustrial organizará para que los estudiantes de pregrado conozcan las diversas oportunidades de formación profesional y oportunidades de empleo en la país y contexto internacional.



Source link