«Para montar un negocio, hay que creer en tu idea y casarse con ella»


Aunque Cristina Oria nunca pensó que algún día montaría su propio negocio, el destino tenía otros planes. Como una cuestión de hecho, cuando decidiste empezar a vender Foie gras En casa, lo hizo más como un proyecto personal que con la esperanza de tener un negocio exitoso en el futuro. Sin embargo, 12 años después y en parte gracias al apoyo de su esposo Álvaro Corsini, Cristina Oria es el nombre distintivo de una empresa que no solo tiene tiendas y restaurantes, pero también se encarga de ofrecer servicios de catering, eventos, productos gourmet para llevar a casa e incluso un recetario. Todo ello sin olvidar su particular forma de vivir, que mezcla trabajo, placer y familia, y que les ha convertido en los auténticos reyes gourmet de España.

Oria es una de las protagonistas del podcast así es como empecécreado por Socios arcanos. Esta serie de entrevistas pretende acercar al oyente las historias de personas que tuvieron una idea, un sueño para crear o mejorar algo y que a base de ingenio, determinación y pasión lograron salir adelante. en definitiva, son Historias de emprendedores que se han contado a sí mismos.

READ:  Se viene “Machine Hallucinations: coral” con funciones gratuitas en el Teatro Colón

A estas alturas debería quedar claro que Cristina Oria tenía vocación comercial en la sangre, Pero al principio no lo vi tan claro. “Vengo de una familia muy trabajadora, así que cuando me casé con Álvaro le dije que no me dejara montar mi propio negocio. Quiero trabajar para otra persona porque mi madre trabajó mucho y quiero vivir para mi familia”, explica sobre cómo inicialmente se dedicó a la consultoría estratégica. Sin embargo, varios problemas médicos le obligaron a tomarse un descanso durante el cual se fue a París con Corsini, que debía trabajar allí. Fue entonces cuando realmente descubrió lo que se convertiría en el negocio de su vida.

“Si me hubieras preguntado cuando era pequeño, te habría dicho que iba a ser médico o inspector de Hacienda. Pero en Francia descubrí que cordón azul [servicio gourmet a domicilio] y vi que España no tenía eso, buena comida para llevar enfocada a la gastronomía de lujo”, cuenta. Pero sería una cuñada suya quien le daría el empujón definitivo: cuando Oria trajo una fhola hierba elaborado por ella para una cena familiar, se deshizo en elogios. “Entonces dije, a ver qué tal, empecemos a hacer envases pequeños”, explica, asegurando que una vez de vuelta en Madrid habría montado un doble negocio vendiendo este producto y también vendiendo alta cocina en restauración.

READ:  “El bienestar animal ya se ve como una oportunidad de negocio” Antonio Velarde

2011 llegó el punto de inflexión, cuando Oria gana el concurso de tapas fusión de Madrid precisamente con su famosa foie. “Fui solo y cuando vi que había ganado estaba en público sin un solo amigo y tuve que llevarme a casa la cerveza de 3.000 euros del premio”, recuerda entre risas. A partir de ahí la cosa fue cuesta arriba: abrieron un taller, empezaron a llevar comida a domicilio… Dada la tendencia alcista ininterrumpida, En 2016, Álvaro Corsini decidió incorporarse también al negocio familiar. “Me hizo un lío, me dijo que necesitamos establecer un lugar para probarlo foie y ahora tenemos restaurantes que solo cierran tres días al año”, dice Oria.

Sí, la empresaria madrileña tiene algunos consejos para los que quieran hacer algo. “Uno nunca tiene que comprometerse a vivir mejor. No hay peor jefe que uno mismo, por lo que es necesario creer en su idea y casarse con ella.. Pienso mucho más en mi negocio que Álvaro y lo cuido mucho más”, reconoce.

READ:  El consumo caerá un 15% hasta final de año para los autónomos

De hecho, la primera tienda en la calle Villanueva de Madrid fue inicialmente un experimento pero rápidamente se convirtió en un lugar de moda. «Estábamos muy nerviosos, pero la gente nos sorprendió mucho. El boca a boca es muy importante, aunque ahora el trabajo lo hacen las redes sociales, pero para nosotros era clave”, apunta Corsini. Próximamente se añadiría un segundo local en la calle Ortega y Gasset, nada más y nada menos que junto a la míticos Vips de Lista. Y de ahí salió la bomba, que dice Oria es ahora para “en nuestra gallina de los huevos de oro”. Ahora tienen hasta su propia huerta, como dice en “Así empecé”, pero las puertas no están cerradas: “El futuro puede deparar cualquier cosa”.

A

O



Source link