OpenBootcamp supera los 110.000 alumnos en sus cursos de programación gratuitos y abre un portal de empleo


Jesú Ortega y Ález Torrentí (centro) rodeados de parte de su equipo. / Francisco Silva

La “startup” fundada en Valencia abre ahora oficina en el TechPark de Málaga

Nuria Triguero

OpenBootcamp es una “startup” nacida a medio camino entre Valencia y Málaga que ha dado la vuelta al modelo de negocio de la programación de “bootcamps”, ofreciendo cursos gratuitos a los alumnos y remitiendo los costes a las empresas que los toman tras la formación establecida. Este verano, la empresa casi triplicó su matrícula de estudiantes, de 40.000 en junio a 110.000 a principios de septiembre. “Agosto ha sido nuestro mes de mayor crecimiento, con 32.000 matriculaciones”, apunta el malagueño Jesús Ortega, cofundador de esta empresa, que inicia curso con varias novedades. El primero, la puesta en marcha de su propio portal tecnológico de empleo, jobrun.dev, destinado a solucionar el principal problema en la contratación de personal en este campo, según sus partidarios: la lentitud. “Es un portal que apuesta por la inmediatez: que las personas encuentren y postulen a vacantes rápidamente, para que las empresas puedan tener una lista de candidatos que coincidan con su oferta en minutos”, explica su socio y CEO de OpenBootcamp, Alex Torrenti.

Also Read :  Un programa clínico innovador en Miami Cardiac & Vascular Institute mantiene a los pacientes en el camino hacia una mejor salud

Jobrun.dev parte con la ventaja de alimentar su candidatura con la gran cantidad de alumnos que salen de los cursos de OpenBootcamp, aunque sus creadores señalan que el portal no solo se enfoca en el empleo “junior”, sino que profesionales de todo el mundo promueven tipos de perfiles para buscar oportunidades en esta plataforma. La compañía ha contratado un equipo comercial de cinco personas para esta nueva línea de negocio, que surge ante la demanda insatisfecha de mano de obra cualificada y la alta rotación en las empresas del sector.

Cursos de aplicaciones móviles, ciberseguridad y videojuegos

Por su parte, OpenBootcamp lanza en este nuevo curso tres líneas de cursos: ciberseguridad, móvil y videojuegos. Cada línea aglutina una decena de cursos que parten de cero y alcanzan altos grados de especialización. “Ya hemos comenzado la serie de aplicaciones móviles, con Swift, el lenguaje de programación en iOS, y pronto tendremos Android”, anuncia Torrentí, celebrando la “gran acogida” de estos nuevos bootcamps especializados.

Este septiembre es también el mes de la inauguración de la oficina física de OpenBootcamp en Málaga, ubicada en el BIC Euronova, la incubadora de Málaga TechPark. “Aunque trabajamos muy bien en remoto, creemos que es importante tener un espacio físico donde nuestra gente en Málaga pueda reunirse. También es beneficioso tener un punto de contacto con las empresas de PTA”, explica Jesús Ortega, quien adelanta la intención de la compañía de tener una presencia “activa” en el ecosistema tecnológico malagueño.

Tres emprendedores están detrás de OpenBootcamp: Álex Torrentí, Alejandra Hervás y Jesús Ortega. Los dos primeros son valencianos y el tercero malagueño, que dejó su puesto de director financiero en la empresa tecnológica Ingenia (ahora Babel) para sumergirse de lleno en esta aventura empresarial. La “startup” ahora tiene 35 empleados.

Una misión “social”

OpenBootcamp se fundó con la misión de cerrar la brecha laboral entre un sector que no puede encontrar profesionales calificados y una fuerza laboral que carece de empleabilidad. Sus fundadores aseguran tener un fin “social” al ofrecer formación gratuita a todo aquel que quiera aprender a programar o actualizar sus conocimientos. «En OpenBootcamp queremos fomentar el desarrollo de la formación tecnológica más demandada por las empresas y hacerla accesible a todos los ciudadanos de forma gratuita, con el objetivo de que en el futuro, sean cuales sean sus condiciones, puedan participar activa y profesionalmente en nuestra sociedad digital Socioeconómico En definitiva, una herramienta de cambio, mejora y esperanza para muchos que buscan un cambio de carrera o que simplemente anhelan una oportunidad en este sector en auge”, apunta Torrentí.

Cuando una empresa acude a OpenBootcamp para reclutar desarrolladores para una serie de vacantes, diseñan un curso “ad hoc” con las especificaciones requeridas, y una vez que se completa, se notifica a la empresa sobre los estudiantes con mejor desempeño, para que los establezca si usted quisiera Entre sus clientes se encuentran Servinform, Emergia, Grupo Dani García y Medac.



Source link