Noticias de Olavarría, Provincia de Buenos Aires Argentina

La pandemia aumentó la desigualdad, aumentó las demandas y aumentó los problemas sociales. Todo fue más claro en esos momentos de Aislamiento Social, Prevención Obligatoria. No era lo mismo vivir en casas cómodas y con las necesidades básicas que vivir en los lugares más vulnerables.

De esto se trata el libro “Pensar la pandemia de los espacios situados: ciudades, instituciones y materiales”aporte de las Ciencias Sociales y Humanas sobre el impacto de la pandemia en la sociedad.

El libro fue presentado el pasado miércoles en el Centro Cultural Universitario y sirvió de vacuna cuando llegaron las primeras dosis pediátricas. En San Martín 1955, Lic. Patricia Pérez junto a Inés del Aguila, Ana Silva, y las doctoras María Eugenia Iturralde y Belén Fernández Massara son las moderadoras de este material bibliográfico que preparan desde 2020, que atravesó el Covid.

¿Qué sugiere este trabajo de investigación? “Una mirada más específica a lo que pasó en nuestra ciudad, que es una gran ciudad, pero diferente a una megalópolis. Por lo tanto, tiene una forma específica de presentarse, de imaginar el pasado, de estar en el presente y de pensar en el futuro”. futuro”, define Patricia Pérez, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales Olavarría.

la pandemia “Llegó a complicar situaciones críticas y a profundizar problemas existentes”declara ahora ante EL POPULAR, en un contexto donde hay cierta normalidad epidemiológica pero con un aumento de casos que vuelve a hacer saltar las alarmas.

El libro es el resultado de una investigación que iniciaron en 2020.en medio de la crisis provocada por la pandemia y tras la nueva creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación de la Nación, finalizada durante la gestión de Macri en 2018 junto al Ministerio de Salud, que quedó reducido a un simple. Secretaría.

Also Read :  Granada defiende que cumple con todos los requisitos del Gobierno para la agencia de Inteligencia Artificial

“Cuando comenzó la pandemia, la necesidad de fortalecer el sistema científico nacional se convirtió en una solución a problemas sociales relevantes. La pandemia no es solo un problema relacionado con aspectos de salud, sino también se vislumbran otras demandas en la sociedad que deben dar respuestas inmediatas”, argumenta el docente y el investigador.

Entre esas respuestas urgentes estaban no solo el rápido aislamiento que sirvió para evitar el contagio y un sistema de salud en pésimas condiciones, sino también cuestiones alimentarias en sectores vulnerables, educación o violencia de género que aumentó en el tiempo de aislamiento.

“Trabajamos en esos ejes vinculados a la alimentación, lo que estaba pasando con la niñez vulnerable en Olavarría o la violencia de género en el contexto de ASPO. También incorporamos el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. Son todos temas relacionados con la pandemia, pero fuera de lo que es la salud, hay otros aspectos que nos comprometemos a mirar en ese contexto”.

El libro

El trabajo es importante en cómo el conocimiento de las Ciencias Sociales y las Ciencias Humanas se puede proporcionar para situaciones similares en escala a una pandemia. Es así como se hacen más visibles las vulnerabilidades y más necesario el papel del Estado. proporcionar mecanismos que faciliten el tratamiento de cada una de las situaciones.

Also Read :  Los niños cultivan la ciencia por las calles de Málaga

No hace tanto tiempo que la implementación del IFE ha proporcionado los medios económicos más urgentes para atender las economías domésticas de los trabajadores informales y desempleados, o una forma de subsidio para las mujeres que han sido vulneradas como apoyo excepcional de emergencia.

“Nuestro libro está fuertemente situado en ver lo que pasó en la ciudad de Olavarría. Están, por un lado, todos los artículos que en él se pueden ver, una parte metodológica trabajando en lo multidisciplinario; y por otro lado trabajamos temas relacionados con metodologías innovadoras relacionadas con lo que sucede en los sectores vulnerables; mirándolo desde el saber y la práctica feminista”.

Además, el libro también trabaja sobre la importancia de la Unicen como una universidad pública “que estaba cerca de las necesidades de nuestra sociedad. En nuestro caso hicimos contenidos audiovisuales para que puedan difundirse por redes y WhatsApp”recuerda.

“Cuando estábamos en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO en adelante) hace unos días, un grupo de investigadores del Programa de Comunicación e Investigación Social de la Ciudad Intermedia (Proincomsci) ubicados en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad. Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires colaboramos como referentes académicos en la construcción de un diagnóstico nacional que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, el cual requirió de la Unidad Coronavirus, para analizar cuáles son las condiciones específicas y sociales . influencias que presentaron los sectores vulnerables de la ciudad para enfrentar el período de aislamiento que atravesábamos”, comienza la introducción de este libro que será presentado esta tarde.

Also Read :  Qué sucede con Nintendo Switch y el precio de sus juegos

Para el trabajo se recurrió a informantes clave que accedieron, a través de una entrevista telefónica o grabaciones de audio de WhatsApp, “a manifestar -al margen de lo estrictamente vinculado a la violencia de género- algún malestar que sentían en su entorno; aunque no eran temas nuevos, iban en aumento en esos días”.se revelan en el libro.

Y señalaron algunos de los problemas que requerían atención urgente: “la violencia de género y las tramas institucionales del Estado y de las organizaciones de la sociedad civil; los niños y jóvenes vinculados en estas con textos violentos; algunos en situación problemática con las leyes, los problemas de alimentación e higiene en la ciudad, y finalmente, la necesidad de información fáctica en relación con el resto de los aspectos. Los inconvenientes recogidos incluyen dimensiones y otros requisitos”.

Lo que empezó con breves esbozos de ciertos aspectos de las experiencias vividas durante la ASPO se convirtió en un proyecto más amplio que incluía a profesionales de diferentes disciplinas: antropología social, comunicación social y trabajo social, así como formación privada en temas de género o en tecnologías de la comunicación; para nombrar unos pocos.

Han pasado dos años y diez meses desde ese período de ASPO viviendo en todo el país. y el libro reitera que la desigualdad social, los problemas de violencia de género o el desempleo y el trabajo informal existían antes y ahora; pero eso se agrava en casos excepcionales. La pandemia es un ejemplo de ello y las Ciencias Sociales y Humanas también vienen a hacer su parte.



Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.