No quiero ser famoso


unos dias antes ráfaga de matthew by Spot Monkeys me inscribió en un torneo por la Copa de Luchas de Twitter. Una competición basada en el honor, con cierto protagonismo, sin otro objetivo que pasar un buen rato. Me sorprendió encontrarme en una lista de 32 tuiteros y creadores de contenido, aunque en los nueve años que llevo como usuario de esta red social no he sentido mucho cariño de los demás por lo que hago. No te confundas, nunca fue la intención de esta persona escribirte, pero me doy cuenta de que el hecho de estar sentado a escribir y decir lo que pienso con algo de vuelo es lo único que estoy haciendo con lo que puedo presumir. de en esta vida- no me parece tan gratificante como si lo hiciera audiovisualmente.

Los tiempos han cambiado y la lectura no está en la cima de los formatos de entretenimiento, así que no hay nada que pueda hacer al respecto. La prueba está en la costumbre adquirida de leer sólo el titular y el subtítulo e imaginar el resto de la noticia. Quisiera más agradecimientos, más respuestas con las opiniones de quienes se toman el tiempo de leer mis revelaciones, más correcciones en tono amistoso si me equivoco; algo que se puede probar fuera de las visitas, los me gusta y los retweets. Contacto directo con cualquiera que me lea, por pequeño que sea.

Also Read :  Famosos que tuvieron Alzheimer - Grupo Milenio

Mi objetivo siempre ha sido ser más ligero en la escritura, probar nuevos estilos, contar la misma historia que los demás pero de una manera diferente y saciar ese deseo de escribir con pasión. Ese es mi granito de arena para esta comunidad. Crea un debate, comparte ideas.

Por otro lado… maldita sea, vivo en absoluto silencio. Soy prácticamente el simpático recluso del pueblo al que nadie trata mal -al menos yo no lo creo- porque no los molesto ni los rechazo. Voy a mi baile, me presento cuando es el momento y no me meto en problemas. ¿Por qué? No voy a donde no me llamen y se sepa mi opinión. Rescato así malentendidos, malas vibras y haters en un espacio de debate bastante incómodo. También porque, como me gusta decir, tengo mi maldita vida fuera de las redes sociales. Y no es así como me hago famoso, y estoy feliz por eso.

Me gusta pasar desapercibida, ser la trabajadora silenciosa, ser el caballo de batalla. No quiero ser el más destacado entre los espectadores de programas en vivo con los que todos quieren tomarse una foto antes de que comience el programa. Estaba con alguien que estaba y sé que no quiero eso. Yo tampoco soy el que pide la foto. En todos los años tengo una sola foto con Byron Saxton -que se ve- una foto grupal después de una noche en la Sala Shoko en apoyo a la lucha libre nacional, y el resto fue más por simpatía y amistad en ese tiempo que por simple reverencia -por ejemplo la del desfile de PW Euskadi en Getaria-. Tengo gratos recuerdos de esa época intercambiando algunas palabras con algunos luchadores y un rostro conocido en la comunidad. Simpáticos y cercanos, atípicos y sin la falsa imagen que da el marco de Twitch, YouTube o lo que hacen en el ring.

Also Read :  Los reyes de España velan a Isabel II en Londres

A veces olvidamos que las personas que ponemos en un altar son personas no muy diferentes a nosotros. No me refiero tanto a que se equivoquen para decir no a la cultura de la cancelación, sino que alguien que comparte sus gustos online con toda su ilusión es simplemente alguien que tiene más tiempo y ganas que tú. Un poco exagerado para ser un poco más entretenido, pero con las mismas inquietudes en el día a día.

Por tanto, es más conveniente ayudar a quienes tienen opiniones más fanáticas o disidentes que elogiar a quienes utilizan su propio vocabulario para insultar a quienes discrepan o difunden discursos racistas, sexistas o denigrantes hacia el resto de la comunidad. Me pregunto cómo llegaron allí o cómo se permitió esto y por qué personas similares se multiplican con miles de fanáticos en varias sociedades de pasatiempos, desde videojuegos hasta deportes.

Porque son los que más quieren estar en la cima, y ​​son los que más disfrutan de esa sensación de control de la manada. Y eso es lo peor.

Also Read :  Ana María Aldón niega rotundamente tener un nuevo amor

Te diré algo: cuando estaba en la escuela secundaria y decidí estudiar periodismo, soñé con la idea, como un pequeño Dwayne Johnson, de devolverles a mis padres el dinero que había invertido a lo largo de los años. Conviértete en un columnista conocido, vamos. Ese pensamiento comenzó a disiparse cuando un orador, uno de los que proliferan a través de canales de dos dígitos, mencionó que haría cualquier cosa por dinero, no es literal, incluso yendo en contra de sus principios. La realidad de la profesión hizo el resto, pero bueno, ahí va, intentando no dar mal ejemplo y sin muchas ganas de ser cara pública.

En resumen, si has llegado hasta aquí y quieres felicitar a este autor, me alegra leerlos. Mis mensajes directos están abiertos. Si no, hazlo con otra persona que creas que tampoco quiere ser famosa. Reconocer el trabajo de los demás es lo más valioso que existe. Traiga algunas flores a esta comunidad que lucha contra la mierda todas las semanas. Parece que nos falta amor y venimos al pajarito azul a apuñalarnos…


Recuerda consultar Lucha contra el talón para estar al día de las últimas novedades WWE, AEW y otras empresas de Lucha libre profesionaly todo lo que va con eso UFC, Bellator y UNO en nuestra área especial. También puedes seguirnos en nuestras redes sociales para no perderte ninguna novedad: GorjeoFacebook, discordia, YouTube, contracción nerviosa y Instagram.





Source link