Medidas para la repatriación de cerebros

*Carlos G. Calix*

Dada la importante desventaja en materia de ciencia y tecnología en que se encuentra Honduras frente a otros países; Se necesita una política pública para desarrollar la formación del capital humano hondureño de alto nivel. Para ello, es importante capacitar, repatriar o importar este alto capital humano, así como mejorar sus condiciones de trabajo y seguridad. Una estrategia cuyos objetivos preliminares resuelven el problema de la fuga de cerebros interpretada como resultado de la limitada infraestructura en las instituciones y por la falta de incentivos para diferentes proyectos. Precisamente, la baja productividad y la fuga de cerebros fueron dos problemas recurrentes en América Latina durante 2022, región que vive una “nueva era” de migración o éxodo de capital humano, como acertadamente señala la Organización de Estados Americanos. (OEA). ). En el caso de Honduras, no solo se va el capital humano de baja educación, sino que muchos hondureños que se gradúan de las mejores escuelas secundarias se van a estudiar a otros países con la esperanza de que en varios casos no volverán. Y más aún, los profesionales de alto nivel se van porque no encuentran las condiciones ideales en el país, y por lo general no regresan.

Also Read :  “Ciencia y Vino”, el evento que marca un precedente de cara al desarrollo vitivinícola en San Luis

Al respecto, un estudio realizado por la Comisión para América Latina y el Caribe (Cepal) en 2008 arrojó que de cada 1.000 científicos latinoamericanos que llegaron a Estados Unidos, había 191 argentinos, 156 chilenos, 138 panameños y 100 Perú. En cuanto a los datos hondureños, sin embargo, cuando se recopilan, es muy probable que sean mayores de 30 años. Ante esta realidad y los acontecimientos políticos, económicos y sociales de 2009, 2017 y 2021, múltiples argumentos podrían ser de nosotros que tiendamos a impedir la retorno de la diáspora, al menos entre 2023 y 2026. Lo cual tiene sentido si analizamos el Programa Knowledge for Change del Banco Mundial, que muestra que la fuga de cerebros es enorme en los países pequeños y pobres, alcanzando cifras que superan el 30% de los universitarios. migrantes profesionales en naciones centroamericanas. Asimismo, en un estudio titulado “Intervención de la diáspora científica hondureña para el desarrollo: evidencia de tres redes consolidadas”, Bonilla, Aquino Valle, Álvarez-Torres y Ney Simons (2022), consideran que existe un consenso en cuanto a la necesidad de que el país abandone por la falta de oportunidades y redes científicas.

Sin embargo, para enfrentar la realidad; En futuros gobiernos podríamos analizar e implementar una serie de medidas para mitigar la fuga de alto capital humano, entre ellas: 1) Fortalecer la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacit). 2) Analizar las políticas de ciencia y tecnología. 3) Crear el Centro Nacional para el Fomento de la Investigación y el Desarrollo. 4) Crear el Banco Nacional de Información Genética. 5) Crear un programa dirigido a mejorar y ampliar la formación de recursos humanos para la ciencia y la tecnología. 6) Crear un Programa Complementario de Apoyo a la Consolidación Institucional de Grupos de Investigación. 7) Crear las condiciones institucionales y estructurales que posibiliten el empleo de investigadores de tiempo completo. 8) Mantener actualizada la base de datos de científicos hondureños residentes en el exterior, mediante la identificación, mapeo y caracterización de los patrones de emigración de científicos. 9) Fortalecer las actividades realizadas por la Fundación Global de Honduras, la Organización de Mujeres en la Ciencia para el Mundo en Desarrollo (OWSD), las universidades y otros centros de investigación. 10) Promover la retención de investigadores hondureños y la creación de Cátedras Senacit para investigadores extranjeros y jóvenes investigadores. 11) Desarrollar una política agresiva de becas para financiar estudios de posdoctorado, doctorado, maestría y pasantías. 12) Diseñar un instrumento legal que obligue a los becarios a regresar al país, donde se ordene: “El becario deberá regresar a Honduras en un plazo no mayor a… tres meses (pasantías), un año (maestría), un año (Postdoctorado) o dos años (doctorado)]contados a partir de la fecha de terminación de la beca”. 13) Apoyar a las universidades para que presenten académicamente a becarios o profesionales con estudios de posgrado. 14) Crear un programa de reinserción en el sector privado que permita contribuir al fortalecimiento de las empresas del sector productivo nacional y de los centros tecnológicos mediante la inserción de capital humano avanzado.

Also Read :  El trabajo que viene. La industria tecno ofrece puestos que parecen de ciencia ficción

¿Cómo nos beneficiaremos de la implementación de estas medidas? Al menos en dos cosas: 1) un aumento del PIB per cápita gracias a su invención y, 2) en una serie de políticas públicas que generan encaminadas al bienestar de Honduras. En ese sentido, para mejorar el nivel de vida de la población es necesario formular grandes proyectos de desarrollo y, por supuesto, lograr que el país invierta en ciencia y tecnología.

Also Read :  iPhone 14 Pro, primeras impresiones

*[email protected] Carlos G. Cálix es doctor en ciencias administrativas, fundador de Grupo Lix y MacroDato. Profesor del Doctorado en Gestión Empresarial-UNAH.

carlosgcalix.com



Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.