Los negocios de Iniesta: una bodega deficitaria que compensa con ladrillo e inversiones | Compañías

El Mundial de fútbol de Qatar nos remite, casi inevitablemente, al Mundial de 2010, que España ganó en Sudáfrica con un gol de Andrés Iniesta. El futbolista manchego sigue activo en Japón, pero mantiene una intensa actividad empresarial.

Este lo une bajo la empresa Maresyterey SL, que, por ejemplo, ha registrado la marca “El comienzo de mi vida”. En él, el deportista recoge las ramas que componen sus actividades fuera del campo: bodegas, bienes raíces y finanzas. En 2021, la compañía registró un beneficio consolidado de 617.000 euros, incluso con una aportación desigual.

Bodega Andrés Iniesta es su iniciativa más mediática. El negocio del vino, lanzado en 2010, perdido 180.000 euros en 2021, según cuenta depositada en el Registro Mercantil. La bodega no ha obtenido beneficios desde sus inicios, aunque la cifra roja de 2021 es la más baja desde 2012. Su facturación subió un 43% el año pasado hasta los 2,1 millones, por debajo de los niveles previos a la pandemia. Tiene 16 personas en su nómina.

En balance, Bodega Iniesta acumula unas pérdidas de ejercicios anteriores de 4 millones. Para cubrir el desajuste, Maresyterey, la matriz, le ha concedido un préstamo de casi seis millones de euros, “parte de los cuales se canalizarán a futuras ganancias de capital y/o aportes de los socios para restablecer la situación patrimonial”, dijo en su relato.

Also Read :  EMPRESA / KOOBO®, mejorando la salud

ladrillos y finanzas

Las pérdidas generadas por el negocio vitivinícola se compensan con los ingresos y beneficios registrados por otras actividades. Uno de ellos es el inmobiliario. Iniesta entró por una propiedad de alquiler 707.000 euros en 2021Un 9% más que en 2020. A largo plazo, declaró un compromiso de casi 7 millones en ingresos por el alquiler de sus inmuebles.

Además, Maresyterey refleja los 27,8 millones restantes en inversión inmobiliaria. El año pasado adquirió parte de una finca situada en Mataró (Barcelona), por casi 800.000 euros, que vendió en marzo de este año declarando unos beneficios de 45.000 euros.

Iniesta también mantiene inversiones financieras, que valora en 29,2 millones a largo plazo, casi el doble que el año anterior. Son, explicó, participaciones en “diversos fondos de inversión”, participaciones en empresas “cotizadas y no cotizadas” y bonos de “instituciones financieras”. Por este instrumento recibió un dividendo de algo más de 500.000 euros, y se registró un ingreso de casi 1,6 millones por su revalorización

Also Read :  el negocio detrás del mayor videojuego deportivo

Otra parte importante de su actividad anterior eran los ingresos obtenidos por la explotación de los derechos de imagen. Iniesta los ha traspasado al Maresyterey hasta finales de 2020, declarando unos ingresos de 23 millones por este concepto ese año, y otros 23 en 2019, año en el que el futbolista juega y vive íntegramente en Japón. En 2021, no se muestran ingresos para ellos.

La cesión de los derechos de imagen de artistas y futbolistas a empresas, y sus impuestos, llevan años siendo objeto de seguimiento por parte de la Agencia Tributaria, incluido el caso Iniesta. El Tribunal Económico Administrativo ejecutó la liquidación a Maresyterey por el Impuesto de Sociedades de 2013, que fue anulada por la Audiencia Nacional este año, dando la razón a Iniesta. La legislación fija la cantidad máxima que un deportista puede declarar a través de una empresa en un 15%, porcentaje que se cumplió en su caso. Sin embargo, la cuenta de 2021 de Maresyterey muestra que ya no cede la explotación de los derechos de Iniesta.

Also Read :  De empresas tecnológicas a bancos

Duro informe del auditor

Auditor Maresyterey, Auditor de la Alta Dirección Catalana, firmó un duro informe sobre las cuentas de la matriz de Iniesta con salvedades. Entre otras cosas, comenta el registro de ventas de suelo que se produjo en marzo de 2022, pero la compañía está incluida en la cuenta de resultados y balance de 2021. También comenta el valor puesto a su participación en Bodega Iniesta, de 7,49 millones, a pesar de su valor neto contable “muy inferior”, algo que la compañía aún no ha actualizado. Además, puso en duda la recuperabilidad de varios préstamos, de hasta 4,4 millones, suscritos con dos sociedades inmobiliarias, y señaló que no se elaboró ​​el libro de actas de los socios para “obtener pruebas suficientes” de que el acuerdo adoptado por los socios. adecuadamente reflejado en las cuentas.

Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.