“Hemos forjado un trabajo colaborativo en ciencia entre instituciones que tenían una baja conexión en la macrozona”


FEn 2020 se lanzó la iniciativa Nodo Científico Austral para ayudar a fortalecer el ecosistema de ciencia, tecnología, conocimiento e innovación en la Macrozona Austral, que incluye las regiones de Aysén y Magallanes.

El equipo está formado por unos 30 profesionales, entre científicos, psicólogos, ingenieros y periodistas, todos residentes en la Macrozona Sur.

Durante los últimos 20 meses, los profesionales se han reunido semanalmente en reuniones virtuales dirigidas por el Dr. Juan Carlos Aravena, biólogo e investigador de la Universidad de Magallanes (UMAG).

De esta manera, la realización de diversos diálogos, talleres y encuentros convergieron en un diagnóstico transversal y específico de la macrozona que identificó las brechas, desafíos y capacidades relacionadas con CTCI. Para posteriormente proceder con la elaboración de la Hoja de Ruta, una herramienta inédita de planificación macrozonal al 2030, a ser develada en los próximos meses.

primer progreso

Los primeros resultados de este proyecto se pueden ver desde el Nodo Científico Austral.

Uno de ellos, destaca el director del proyecto, el Dr. Aravena, es que se logró implementar un trabajo articulado entre las instituciones de las regiones.

Also Read :  Una nueva vida para Los Delfines, el local de camperos que renace gracias al 'delfipollo' y al '69'

“Cuando empezamos a trabajar en equipo, ni siquiera nos conocíamos, por lo que el hub logró fomentar la colaboración y el intercambio entre instituciones que antes estaban poco conectadas, ya que generalmente trabajamos muy aislados en nuestra macrozona”, dijo Aravena. .

masa critica

Durante el proceso de diagnóstico, una de las principales brechas identificadas en las regiones del sur es la masa crítica, no solo de investigadores sino de todos los sectores.

“Las masas críticas son de las necesidades que conocíamos, pero el trabajo del nodo sirvió para sistematizar mejor los vacíos y entenderlos mejor”, agrega Giovanni Daneri, director del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP).

El cómo surgió y cómo se ha desarrollado el trabajo del Nodo Científico Austral fue parte de la valoración positiva de los representantes de las instituciones que impulsan este proyecto.

“Nosotros mismos identificamos los vacíos y desafíos y propusimos líneas de investigación.

Los científicos son cada vez más conscientes de la relevancia que debe tener la investigación y, sobre todo, de la relevancia regional. El nodo ayudó a identificar esas necesidades”, dice Daneri.

Also Read :  México - “Ley Fintech” protege a usuarios de instituciones de tecnología financiera

nueva fase

CCon esta iniciativa se abrió un nuevo escenario que permitió a los representantes de ambas regionesUno planificará conjuntamente el desarrollo de la ciencia, la tecnología, el conocimiento y la innovación para sus territorios.

En ese contexto, Andrea Foessel, de la Universidad de Aysén, señaló que esto ha permitido “visibilizar las necesidades y vacíos existentes, pero también nos ha ayudado a coordinarnos y hablar, ha propiciado que estas Instancias sirvan para conectar , planificar, priorizar lo que queremos y lo que podemos hacer como macro zona”.

El Instituto Antártico Chileno destaca el aporte de materiales analíticos e investigaciones empíricas al desarrollo del ecosistema CTCI de la Macrozona Australiana realizado durante el proyecto.

“En particular, ha permitido mapear el área de conocimiento de la ciencia antártica nacional; conocer en profundidad la implicación de los centros de investigación en la producción científica; Redes colaborativas, el impacto de los instrumentos de financiamiento y las brechas y desafíos en la macrozona australiana”, dice Elías Barticevic, investigador y jefe del departamento de competencia de Inach.

Also Read :  Proyecto de tesis UAI analizó las criptomonedas como alternativa de inversión durante la pandemia

expectativas cumplidas

En este sentido, el director Juan Carlos Aravena señala que -a los 20 Meses de implementación de las expectativas del nodo se cumplieron con creces, ya que al principio no estaba nada claro si el proyecto saldría bien.

“Las expectativas al principio Eran bajos en el sentido de que nos parecía que era un ejercicio muy tedioso, muy complicado y no estábamos seguros si tendría alguna relevancia porque podía ser un trabajo puramente académico y sin mucha repercusión en lo que estaba pasando en el ecosistema científico y la tecnología. No necesariamente lo que hagas tendrá algún impacto. La trascendencia fue una pregunta recurrente que nos hicimos desde el principio”, dijo.

pingüino de los medios ofrece a este público este espacio para la expresión personal de opiniones y comentarios, apela al respeto de los usuarios y se distancia completamente del contenido de los comentarios realizados.





Source link