Euskadi recuperó en 2021 su alto nivel de emprendimiento forzado por la necesidad


Donostia A– Euskadi volvió el año pasado al crecimiento del emprendimiento tras dos años de caída, rindiendo a niveles similares, y en algunos casos incluso superiores, a los países y regiones más avanzados, como es el caso de Alemania. Sin embargo, la principal razón para emprender está cambiando y si antes había visto una oportunidad de negocio, en 2021 fue la falta de trabajo.

Esta conclusión aparece en el primer balance del Plan Interinstitucional de Emprendimiento de Euskadi PIE 2024 elaborado por el Gobierno Vasco, que refleja una reactivación del interés de Euskadi por poner en marcha su propio negocio. En concreto, dice que el año pasado el 5,2% de la población vasca estuvo involucrada en la creación o gestión de un nuevo proyecto empresarial.

Esta tasa se encuentra a unas décimas del máximo registrado en 2018 cuando alcanzó el 5,8%. La razón, sin embargo, radica menos en un interés creciente por las posibilidades del mercado que en la necesidad. Según el informe del Gobierno Vasco, siete de cada diez emprendedores lo hacen para “vivir de la falta de trabajo”.

En efecto, si hace dos años, en plena crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, el 40% de los vascos que emprendieron un negocio lo hicieron porque vieron oportunidades, un año después este porcentaje descendió hasta el 16,5%, una fuerte caída que es reforzado por las dudas de los empresarios. El miedo al fracaso va en aumento y fue del 65,6% el año pasado.

Also Read :  Dejó su trabajo como maestra por un negocio que le deja seis cifras de dólares por mes: “No sabía si era un error”

A pesar de estas connotaciones negativas, la visión general del emprendimiento vasco da motivos para el optimismo, ya que recupera su tradicionalmente alto nivel de emprendimiento después de dos años de caída. La tasa del 5,2% supera el 4,8% de Alemania, corresponde al porcentaje registrado en Navarra y se acerca a los 5,8 puntos de Madrid.

El perfil de un emprendedor corresponde a una persona que ronda los 40 años y tiene un nivel educativo alto o muy alto. El primer balance del PIE 24 también muestra un aumento del colectivo femenino, que representa el 47,6% de toda la actividad emprendedora en 2021, mientras que un año antes era más de cinco puntos inferior.

proyectos

La mayoría de las ideas de negocios se relacionan con una empresa no innovadora, ya que casi siete de cada diez proyectos entran en esta categoría. Aquellas empresas fundadas para ofrecer un producto o servicio innovador han crecido 14 puntos respecto a 2020.

La mitad de las empresas creadas emplean entre 0 y 5 personas, con una media de dos personas empleadas, aunque seis de cada diez confían en crear nuevos puestos de trabajo en los próximos cinco años. Como nota positiva, la tasa neta de cierre del 0,7% es prácticamente nula.

En el lado opuesto, la tasa de intraemprendimiento es un tema abierto. El informe muestra que solo el 0,4% de los nuevos negocios creados en el último año se crearon dentro de un negocio existente, con un grupo de trabajadores protegidos por ese negocio que optaron por crear un negocio a Producto o servicio interno para desarrollar una entidad propia.

Also Read :  Cómo Molotov hace de la música y la sátira, un buen negocio

En cuanto al valor que la sociedad vasca tiene para el emprendimiento, durante el último año se ha incrementado el número de personas que afirman conocer a personas de su entorno que han decidido emprender su propio negocio, pasando del 42% en 2020 al 35% actual. La mitad de la población entrevistada cree tener los conocimientos y habilidades necesarios para ser emprendedor, aunque, tal y como confirma el informe PIE 2024, esta formación no se corresponde con el nivel de emprendimiento de Euskadi.

Trabajadores por cuenta propia

Las consecuencias económicas de la pandemia de la corona golpearon duramente al grupo de autónomos, que perdió muchos empleados a lo largo de 2020. Al año siguiente se inició una tendencia ascendente sostenida, logrando recuperar el 56% de los puestos de trabajo por cuenta propia perdidos entre marzo y abril de 2020, finalizando el año con 169.484 trabajadores por cuenta propia registrados.

Sin embargo, las 22.738 nuevas altas registradas en el régimen de autónomos se mantuvieron por debajo de la media observada entre 2017 y 2019, por lo que aún queda un largo camino por recorrer para lograr la plena recuperación de este grupo de población activa.

Also Read :  Invitan a participar en II Congreso de Emprendimiento e Innovación Abierta

Sin embargo, la reactivación se refleja en la creación de empresas con un crecimiento del 20,5% el año pasado respecto al año anterior, reflejado en la creación de 3.137 proyectos empresariales. Con todo, el equilibrio entre las empresas emergentes y las obligadas a cerrar no se está logrando y el equilibrio tiende a la disminución de la estructura empresarial en Euskadi.

El balance del PIE 2024 elaborado por el Gobierno Vasco destaca que el último trimestre del año pasado fue el más dinámico, lo que podría indicar una cierta reactivación del emprendimiento que podría consolidarse en el actual 2022. El año pasado cerró con 58.145 empresas de seguridad social registradas, poco más de un punto porcentual por debajo de febrero de 2020, antes de que se declarara la pandemia del coronavirus, pero casi 1.400 empresas más que en abril del mismo año.

La suma

73.5

millones de euros fue el presupuesto que destinó el año pasado el Plan Interinstitucional para la Emprendimiento del Gobierno Vasco a fomentar la creación de nuevas empresas en el País Vasco, superando la cantidad inicialmente presupuestada.

pie 2024

l Impulsores. El PIE está gestionado por 14 departamentos del Gobierno Vasco junto con las tres Diputaciones Forales de la CAV y los Ayuntamientos Vascos.

l áreas. Los temas incluyen cultura, infraestructura, innovación, juventud, sostenibilidad, consultoría, economía circular, digitalización, áreas rurales y contratación pública.



Source link