Entrevista a Antonio de Lacy, cirujano


Se dice que es el Messi de los cirujanos, pero a pesar de su prestigio mundial, Antonio de Lacy Fortuny (Palma, 1957) Huye de los halagos. Acaba de dimitir del Servicio de Salud Pública de Cataluña como Jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Clínic. Desde el año pasado, el reconocido médico vuelve a operar en Mallorca con la ayuda del Clínica Rogerdonde ahora ha ampliado su consulta.

Usted se describe como un adicto al trabajo, ¿cuántos pacientes podría haber operado?

– Una vez operé a un matemático que calculó, no sé cómo, que serían más de 25.000 personas, pero la verdad es que no tengo ni idea.

como es un dia en tu vida

—Dejé el hospital en el que entré como interno a los 19 años y al que quiero como a un hijo. Solía ​​estar de viaje todas las semanas. Estuve en Tokio 24 horas, Santiago 12… Gracias al COVID dejé de viajar y me vine a Mallorca más para estar con mi padre. Ahora comparto tiempo entre Barcelona, ​​la ciudad que amo; Madrid para empezar un nuevo proyecto y Palma de donde soy y actualmente tiene el mejor quirófano del país o del mundo.

¿Qué opinas de los arreglos que te hicieron salir de la clínica?

— Fue el hospital más importante de mi vida y me dio todo. Ahora tengo la madurez de los años, las horas puestas… y me gustaría seguir trabajando y ayudando a los jóvenes, entonces no entiendo que haya este tipo de regulación que te reduzca la jornada laboral. Tengo un proyecto más enérgico que cuando tenía 20 años.

Also Read :  Una nueva vida para Los Delfines, el local de camperos que renace gracias al 'delfipollo' y al '69'

¿Has pensado en volver a la sanidad pública en Baleares?

“Absolutamente sí. Me gusta mucho la medicina pública. Una de las ventajas de España es que podemos tratar igual al hombre más rico del mundo y a la persona que acaba de llegar en barco porque todos somos humanos. De hecho, estoy pensando sobre una fundación para recaudar fondos y operar a pacientes que no pueden permitírselo.

Es el líder mundial en extirpación de tumores mínimamente invasiva ¿Cómo se formó este tipo de cirugía?

— Me atrevo a decir que los ginecólogos fueron los primeros en hacerlo. Hay una anécdota del Dr. Kurt Semm, quien extirpó un apéndice por vía laparoscópica en 1983 y fue denunciado por la Asociación Médica Alemana. Tuvo que exiliarse y se sugirió que incluso podría terminar en prisión. En última instancia, el mayor enemigo de la innovación quirúrgica es el experto, el gran jefe. Mostramos que era más efectivo en el cáncer de colon y fue revolucionario. La cirugía de vesícula biliar mínimamente invasiva, que es mi especialidad, comenzó en 1987 y en cinco años, el 60% de estas cirugías se realizaron de esta manera.

Also Read :  'El derecho fundamental a la salud ha venido ganando fuerza en el país' - Salud

¿Cómo se introducen los robots?

—El primero se llamó Zeus, utilizado en 2001 para una intervención entre Estrasburgo y Nueva York. Se utilizó en cirugía cardíaca por su ventaja en la sutura. Intuitive lo compró y lo adaptó para hacer el Da Vinci, ahora en su tercera generación. Se utiliza en muchas especialidades hoy en día. Las más habituales son la urología y la cirugía general, pero también se utiliza en ginecología, otorrinolaringología, etc. en multitud de especialidades.

¿Ya no es necesario tener un buen pulso para ser un buen cirujano?

—Me pareció bueno y estaba temblando, si tan solo esa fuera la ventaja del Da Vinci… Creo que lo mejor es la vista 3D que hay, un poco más fuerte que la de la laparoscopia, y además que puedes óptica de dirección. Hay una estabilización de imagen perfecta.

¿Se acabará democratizando la cirugía robótica?

– En los últimos cinco años ha habido una explosión como lo hizo en su día la laparoscopia, aunque hay críticos que dicen que es cara. Lo caro es tener una complicación.

Also Read :  7 beneficios del café para la salud

¿Tiene ventajas para el postoperatorio?

– Aquellas que dan como resultado una operación perfecta porque el paciente tiene menos agresividad quirúrgica y la recuperación es mejor. Hay programas de investigación clínica para operar a un paciente con sobrepeso para que duerma por la noche en su casa con sistemas de control remoto para el paciente, esa es la dirección en la que va la medicina. La cama del hospital ya no importa. Quiero cambiar el concepto de salud.

La medicina parece estar viviendo una revolución industrial.

— Cierto, ahora es robótica con digitalización. La primera revolución fueron las computadoras y luego el genoma, ahora viene la inteligencia artificial, pero primero hay que regularla.

Pero eso requiere más entrenamiento.

—La pregunta del millón es cómo acortar la curva de aprendizaje. Para ser un experto en cirugía abdominal laparoscópica hay que tener 20 años de experiencia, eso es terrible. Con la robótica, podría reducirse al menos a la mitad.

¿Hay cambio generacional?

-Hay una generación cómode los que inicialmente lo quieren todo, pero no deben renunciar a la cultura del esfuerzo.



Source link