El club de la pocha crece y crece | Deportes


La revolución comenzó el 28 de julio. Esa mañana, Sergio Scariolo anunció una lista de 22 jugadores para preparar el Eurobasket, que se reduciría a 12 un mes después. Cuando se anunció el trabajo, la ausencia fue tan grande como se esperaba. Por primera vez en 16 años, el apellido Gasol no figuraba entre los asistentes a una gran cita veraniega. La brecha se amplió por la lesión de Ricky Rubio y el retiro de Sergio Rodríguez de la selección. Tampoco Álex Abrines, Víctor Claver y Pierre Oriola por otros motivos. Se estaba produciendo un profundo cambio generacional. Y destacaba especialmente una nueva cara: la de Lorenzo Brown, base estadounidense (cumplió 32 años durante la concentración previa al torneo), nacionalizado expresamente y ajeno a España y al baloncesto nacional. El camino de la selección hacia el Eurobasket comenzó con el fuego que desató este fichaje, con dardos de Rudy Fernández, Abrines y otros jugadores participando en las ventanas. Con el reto multiplicado de integrar a Brown en el juego y en el vestuario y unir un equipo con muchos personajes nuevos, Scariolo inició su verano “más complicado”.

Tres derrotas en seis partidos de pretemporada y la baja de última hora por lesión de Sergi Llull ponía en duda. FIBA colocó a España en el octavo lugar de su lista de favoritos. Pero de Tbilisi a Berlín, el resto es una historia de éxito del Himalaya. FIBA corrigió: “El baloncesto es simple. Diez jugadores persiguen un balón durante 40 minutos y al final siempre gana España”. En esta transformación, nuevos familiares se han sumado a la mesa familiar con ganas de quedarse para más partidos de pocha. La medalla conseguida en el Eurobasket ha enriquecido a un grupo de hombres que ahora volverán a sus clubes tras el campanazo de este torneo llenos de confianza en su juego y personalidad. Siete de ellos debutaron en un gran evento (Partido, Copa del Mundo o Campeonato de Europa) y para nueve fue su primera medalla senior.

READ:  Decathlon tiene la bolsa de deporte que puedes llevar de equipaje en Ryanair (y por menos de 10 euros)

Quizás el mejor ejemplo de este crecimiento familiar es Alberto Díaz. El base del Unicaja Málaga, de 28 años, fue descartado por Scariolo, reintegrado tras la ausencia de Llull y desde entonces ha sido fundamental en muchas ocasiones en una función defensiva clave para el equipo. También porque le permitió a Lorenzo Brown actuar como escolta y así jugar a su capacidad ofensiva. Según Scariolo, la posición básica pasó de ser un “gran problema” a una demarcación para la que ahora habrá codos. De cara al Mundial y los partidos, Ricky Rubio (mejor jugador del último Mundial) y Llull, que ahora oferta lesionado Carlos Alocén, pueden volver y Brown y Díaz terminaron el Eurobasket con excelentes resultados. El cambio de escenario refleja la fuerza de los debutantes para subirse al carro de la selección nacional y alimentar la competencia con otros jugadores más experimentados para los siguientes torneos.

READ:  España se pierde en las esquinas | Deportes

España cambió el nombre pero mantuvo el mismo idioma, un idioma que ha llevado a los distintos equipos a nueve finales de nueve posibles este verano: Europeo Sub-16, Sub-18 y Sub-20 y Mundial Sub-17 en categoría masculina y femenina, además de este Europa basket . El relé empuja con fuerza desde la base mientras transfiere una memoria genética. “Ni siquiera puedes imaginar cuánto viene de atrás, de las ventanas, cuánto trabajo proviene de cuántas personas están detrás. Todos los que ayudaron a formar esta personalidad y estos valores. Los jugadores que ya no están y que nos ayudaron a usar el lenguaje de los jugadores para explicarles cómo ganar porque es un idioma diferente”, explicó Scariolo tras la goleada ante Alemania. Felipe Reyes, el cuarto jugador español con más internacionalidades (236 y 10 medallas), comentaba recientemente en EL PAÍS: “Los veteranos de la selección siempre se han encargado de abrir las puertas de par en par a los jóvenes y ayudarlos en todo lo que necesitan. necesarios y aconsejarles y explicarles cómo deben actuar por el bien del grupo. Es muy importante recibir a los niños que llegan de la mejor manera posible y tratamos de integrarlos a las barajas que quedaron perfectas para hacer piñas”. La Pocha como abrazo simbólico entre generaciones. Este legado lo continúa hoy Rudy Fernández, el capitán que a sus 37 años no ha renunciado a esta aventura pese a un cuerpo vapuleado por tantos cursos en la cima.

READ:  La Diputación se suma en la Semana Europea del Deporte a través del Centro Europe Direct

España volverá a vestir la equipación el 11 de noviembre ante Italia y el 14 de noviembre ante Holanda en dos eliminatorias para el Mundial de 2023, el próximo gran reto. Habrá dos partidos en los que los jugadores de la NBA y la Euroliga ya no podrán registrarse. Una nueva España volverá a rodar, quizás con más debutantes y con Scariolo al frente para continuar con un relevo generacional que ha mantenido a la selección en los cielos continentales.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

leer sin limites





Source link