«Disputar un Mundial es lo más»


Ainhoa ​​Santamaría practica con el arco en un entrenamiento en Vitoria. / CASTILLO BLANCO

Ainhoa ​​Santamaría | portero

11º del mundo en tiro con arco pagó la alavesa para participar en el campeonato italiano

La alavesa Ainhoa ​​Santamaría sigue dando grandes pasos en un deporte tan complejo como inferior. El tiro con arco en el modo “Longbow” es para unos pocos. Sin embargo, sus experiencias en la Eurocopa de 2021 y en el último Mundial de Italia dan ganas de más. Tras coronarse campeona de España y de la Copa de España el año pasado, se encuentra con los mejores. Para competir en el evento mundial, tuvo que pasar una dura sesión de calificación que lo colocó en el segundo lugar. Había que sufragar los gastos. ¿Increíble? En muchas disciplinas no profesionales, todo depende del desempeño económico y humano del propio atleta. Entonces las ganancias se multiplican.

– ¿Cómo te sientes al ser el undécimo mejor portero del mundo?

– Ponlo de esa manera, suena maravilloso. Estoy muy satisfecho teniendo en cuenta que los mejores estaban en Terni. Lo que me hace más feliz es que he ganado confianza y eso me ha ayudado a progresar y mejorar mi desempeño.

READ:  Molo: "Estamos en el buen camino, los resultados llegarán" - Deportes COPE en Murcia

– Era su primera Copa del Mundo. ¿Has logrado tus objetivos?

– La idea inicial era mejorar mi pegada mejorando la técnica y trabajando el aspecto psicológico, que es fundamental en los deportes individuales. Hay que ser muy humilde, porque los mejores se van con una experiencia enorme. Yo era el debutante. Ha sido una semana entera, una larga, y absolutamente necesitas mantener tu cabeza enfocada. Estar en una cita como esta es lo mejor.

– ¿Cómo estuvo la semana de competición?

– Para mayor claridad, la competición se divide en “pools” o grupos y los veintidós primeros se clasificarán para la fase final. Era decimoséptimo, así que logré el primer objetivo de pasar el corte. Luego tuve dos primeros partidos que gané. En el tercero le pego al noveno, un austriaco que era campeón del mundo, y me caigo. La demanda estaba al máximo.

– Ponme en una situación. ¿Qué tiene que soportar?

– La dificultad máxima inicialmente significa que quieres reducir al arquero tanto como sea posible. Tanto en el caso de condiciones mínimas de luz o visibilidad como en términos de complejidad. De hecho, los competidores masculinos de arco largo ya nos advirtieron que era casi extremo. Para que lo entiendas, estás en un bosque con figuras y puntos vitales apenas perceptibles. Ganar puntos fue un gran esfuerzo. Pero también te diré que me bronceó mucho. No hay nada como estar con los mejores y superar las mayores dificultades para seguir aprendiendo. Lo que más me sorprendió fue el descanso con el que pude comenzar en las eliminatorias.

READ:  Los proyectos del Plan Complementario de Ciencias Marinas permitirán la incorporación de más de 50 investigadores en Cantabria - El Faradio

– Después de una temporada intensa, ¿es hora de descansar?

– Sí y no (risas). Necesito un descanso, eso es. Pero en este Mundial estuvimos con dos entrenadores de la Federación Española e hicimos un trabajo técnico. Nos dieron varias pautas para perfilar más detalles. Trabajaré en ello y prepararé la próxima fecha, que podría ser la Eurocopa de Turín o algún otro campeonato mundial, porque como no hubo evento por la pandemia, lo quieren recuperar.

subvenciones y subvenciones

– ¿La vista del podio fue un sueño?

– Las distancias no eran tan grandes. La italiana Cecilia Santacroche, que marcó la diferencia al hacer cuatro dieces en sus rondas de clasificación, fue la que más ganó. Esto significa que ha alcanzado importantes puntos altos de puntuación. El de mayor puntuación otorga once puntos, como te puedes imaginar.

– ¿Y tus flechas? ¿Cómo les fue en esas eliminatorias?

– Se arrojan seis animales. Es decir, una flecha a cada diana. De los seis, tuve un cero en cada una de las reuniones. Sin embargo, gané los dos primeros con una flecha menos. Regresé, lo que significa que estaba concentrado.

– ¿Es ciencia ficción vivir 24 horas en un entorno único y exclusivo de este deporte?

– Absolutamente. Podríamos hacerlo esta semana. Imagina volver atrás y enfrentarte a la realidad que no es más que equilibrar trabajo, familia, entrenar y competir. No hablo de nada que no le pase a un deportista de disciplinas minoritarias y no profesionales.

– La participación en la Copa del Mundo salió de su bolsillo. ¿No hay manera de obtener ayuda?

– En mi caso, como quedé segundo en clasificación, la federación solo pagó todos los gastos al primero. Ahora miro las tablas del Consejo Superior de Deportes para poder entrar en el espectro de rendimiento de un deportista de élite. Esto abriría la opción de becas, apoyo financiero o capacitación técnica.



Source link