Cuatro de cada diez mayores siguen usando las cartillas o libretas de ahorro

La libreta o libreta era uno de los productos estrella de la banca española hace ya 30 añospero con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología ha ido desapareciendo en la mayoría de las entidades, aunque todavía lo utilizan cuatro de cada diez personas mayores.

El primero en empezar a operar fue el Revolution y es el personal de la sucursal quien se encarga de actualizarlos para registrar todos los movimientos de la cuenta asociada al cliente, con detalle de fecha, concepto y monto de entrada o salida de dinero.

Con la llegada de los cajeros automáticos, esta misma libreta se puede utilizar como tarjeta de débito para sacar dinero, pero nunca para realizar pagos en comercios, por lo que su uso principal se reduce a conocer movimientos, algo que con el auge de internet se puede hacer. en cualquier momento desde cualquier lugar- donde sea.

Aunque no existen estadísticas oficiales que recojan el número de portátiles operativos en EspañaLa asociación de usuarios financieros Asufin ha realizado un estudio donde confirma que es una forma de que muchas personas mayores gestionen sus ingresos y gastos actualizándolos, ya sea en ventanilla o en un cajero autorizado.

Also Read :  Una guía unifica las líneas estratégicas y cartera de servicios de las Unidades de Fisioterapia de Atención Primaria - Noticias de Cuenca

Sin embargo, las restricciones a su uso en los últimos años se han acentuado, tanto por la retirada de libretas por parte de algunas entidades (BBVA, Abanca o Bankinter, por ejemplo) como por los costes asociados a las mismas. A pesar de ello, más de 4 de cada 10 personas mayores siguen utilizándolo.

La OCU, la Organización de Usuarios y Consumidores, recogió hace unos meses que entre las entidades que ofrecen libretas, Kutxabank cobra una comisión de 3 euros por emisión a todos sus clientes, que en el caso de Sabadell es de 10 euros para los menores de 65 años. antiguo. años, y en Ibercaja Banco 2 euros para los menores de 70 años.

La mayoría de los clientes de libretas son mayores y existen diferencias muy importantes entre entidades.

Casi el 74% de los clientes de CaixaBank al que se refiere Asufin indica que sigue operando con libros, seguido de Unicaja Banca, donde el 66,9% de los adultos mayores continúan usándolo, kutxabank (61,1%), Banco Ibercaja (55,5%) o banco santander (44,1%).

Also Read :  Salud mira a Baleares para reforzar la formación en Atención Primaria

Por el contrario, Abanca, donde solo lo utiliza el 7,3% de los clientes mayores, y BBVA, con el 13,4%. Bankinter no los emite desde hace más de una década.

Otro dato curioso del trabajo de Asufin es la diferencia en el uso de libretas entre comunidades autónomas, que viene fuertemente marcada por el peso de la entidad. Así Andalucía y Cataluña, con un 45,1% y un 44,1%, respectivamente, son las que reflejan un mayor consumoAl frente el 36,4% de Baleares y el 29,9% de Galicia.

Por tamaño de oficina, las libretas se utilizan más en las que tienen menos empleados, con un 42,1% frente al 40,1% de las que tienen más de 6 empleados. Y por ubicación, los resultados son similares, las ciudades grandes tienen menos peso con un 41,5% y menos peso las ciudades pequeñas con un 40,4%.

Also Read :  ¿Ecologismo o negocio? Las peticiones de licencias triplican los objetivos de 2030

Desde CaixaBank defienden la utilidad de este servicio para muchos clientes mayores y la prueba, explican, es que han habilitado todos los cajeros automáticos para que en ellos se puedan utilizar libretas.

Pero ante la posibilidad de que sigan desapareciendo, la asociación de consumidores Adicae señala que siempre rechazan cualquier método de exclusión financiera.a, no solo para los usuarios mayores, que son los más afectados para el retiro de operaciones con libretas, pero para todos los usuarios.

La exclusión financiera, suponen, también la viven los usuarios que, por ejemplo, viven en zonas rurales, donde Internet no llega, y que han visto “cómo el banco se llevó la única oficina o cajero disponible”.

Para los bancos, el avance de la digitalización, impulsado por la pandemia del covid, es muy bueno para sus intereses. Las entidades financieras siempre quieren un proceso de digitalización rápido y barato para que los consumidores no tengan que acudir a las sucursales, añaden desde la asociación.

Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.