Athletic: La semana grande de los hermanos Williams | Deportes


Primero la familia: “Sí, mis padres estarán felices. Es un orgullo. Estamos muy contentos de estar juntos y poder darle a la afición noches como esta”, lo dijo Iñaki Williams al final del partido ante el Rayo Vallecano. , el Athletic abandonó la zona de campeones antes del parón de selecciones. Marcó un gol tras un partido animado y una de sus carreras subió a la grada; Posteriormente, su hermano Nicolás logró el tercer lugar de su equipo, también por velocidad, con gran control y gran definición.

Terminaron su gran semana. Luego de eso, los dos hicieron las maletas y viajaron a los campos de concentración de las selecciones. El mayor de Ghana, el menor de España, la bomba en la lista de Luis Enrique: “Iñaki no ha tenido posibilidades de venir y me gusta Iñaki. Nico me gusta mucho. La familia estará feliz si van al Mundial”, asegura el técnico español. “Y si se hubieran visto en la final, sería el reparo”.

Iñaki, un habitual en las categorías inferiores de España, jugó con Del Bosque en el banquillo ante Bosnia y desde entonces no ha tenido ninguna oportunidad. En su país de origen, Ghana, que visitó durante el verano, le dieron un largo guiño al usar la camiseta del país. estrellas negras. Finalmente, en julio, anunció su decisión de volver a sus orígenes. Se enfrentarán a Brasil en el Stade Océane de Le Havre el viernes.

Las cosas han ido más rápido para Nico, quizás porque, como dijo Iñaki en una entrevista a EL PAÍS, cuando su hermano era pequeño “tenía muchas más enfermedades que yo cuando tenía su edad”. Empezó en Pamplona y se fue a Osasuna pero cuando su madre y su hermano mayor se mudaron a Bilbao se fue a la Academia Juvenil del Athletic donde ascendió a la élite. “Le falta ese gen del hambre y de querer comerse el mundo porque lleva más tiempo masticando, pero lo veo madurando”, dijo Iñaki.

Siempre la familia, el recuerdo de los padres que saltaron la valla de Melilla en busca de un futuro mejor. Procedían de Ghana, aunque dijeron que eran liberianos que serían considerados refugiados de guerra. Caritas les dio la bienvenida. María, la madre, estaba embarazada de siete meses. Los Williams fueron enviados a Bilbao. Iñaki Mardones, futuro sacerdote, los recibió en la estación de tren de Abando y los alojó en una pensión ya los pocos días en un apartamento; quien la acompañó al Hospital de Basurto donde nació Iñaki. Le pusieron su nombre. Este chico tenía mucho pelo y además una camiseta deportiva que le regaló Mardones.

Also Read :  Quién es quién en el negocio de los centros de datos en España | Compañías

Luego se fueron a Sesma en Navarra a trabajar en una finca y luego a Pamplona, ​​donde nació Nicolás cuando Iñaki ya jugaba al fútbol en el patio del colegio antes de fichar por el CD Pamplona, ​​coincidió con el Athletic, y que se hizo cargo de la papel de padre cuando Félix, el padre, tuvo que trabajar en Inglaterra: “Para mí es un referente, un padre, un hermano, un amigo… lo es todo. A mis padres y a mí nos ha ayudado que podamos comer, para poder ir a clase, para poder vestirme”, admite Nico. Todo eso y también los gestos de complicidad en el campo, las recomendaciones, incluso las advertencias: “¡Póntelo!”, mandaba con gestos ostensibles el mayor al menor cuando le arrebataban desilusionada la medalla de plata en la final de la Supercopa de Riad.

Y ahora están pasando a la segunda fase. Ambos son titulares junto a Ernesto Valverde. Los objetivos se comparten, dos a la vez; Nico consiguió marcar su primer gol en Liga desde que llegó al Athletic con un espectacular disparo ante el Elche. Ambos marcaron el sábado ante el Rayo Vallecano. Es la segunda vez en la historia del club bilbaíno que dos hermanos marcan en un mismo partido de Liga. El primero sucedió hace 57 años, Eneko y Antón Arieta lo lograron el 21 de marzo de 1965 en un Athletic-Las Palmas (3-1). En Copa lo lograron los hermanos Belauste y los Salinas en un club muy familiar, en el que han pasado 28 parejas de hermanos, cinco padres e hijos y un abuelo y un nieto según los datos que ofrece Athleticpedia. Solo los hermanos Rojo jugaron juntos en la selección española, en la que también participaron los Agirrezabala, Arieta y Salinas. Estos dos últimos coincidieron en el campo, aunque Julio ya no vistió los colores del Athletic.

Also Read :  Nairo Quintana: UCI, David Leppartien, habla del caso tramadol - Ciclismo - Deportes

La semana grande para los Williams comenzó tras una decepción tras perder ante el Espanyol en San Mamés. Nico fue objeto de cierta polémica ya que Valverde le sustituyó con un empate y el delantero abandonó el campo sin prisas, algo molesto por la jugada. “Soy joven, tengo que aprender”, dijo. El domingo siguiente en Elche, sin embargo, volvió a empezar por la banda derecha y jugó su mejor partido desde que vistió los colores del primer equipo. Estuvo presente en tres de los cuatro goles de los rojiblancos: se tiró al tiro en propia puerta de otro Nico, el del conjunto alicantino. Fue objeto del penalti que convirtió Sancet y marcó el tercero en una jugada brillante. Volvió loco a su rastreador.

Con Berenguer por la izquierda, Nico por la derecha e Iñaki en el medio, Valverde parece haber encontrado la fórmula que usan sus delanteros para brillar. El sábado, los hermanos Williams fueron los mejores del Athletic en una primera parte espectacular. Sabían entonces que tendrían que viajar allí con sus respectivos equipos al día siguiente. “Todo salió bien. El sábado, a las nueve de la noche, los dos hermanos marcaron un gol y tres puntos”, dijo Iñaki. “La afición y nosotros nos vamos contentos al parón liguero. Estamos en la ola y tenemos que seguir luchando por lo que queremos, es decir, en Europa”.

Luego las selecciones: “No tenía ni idea que estaba en la preselección, fue una alegría para toda mi familia y aquí voy a actuar”, enfatizó Nico a su llegada a Las Rozas. Nuevamente sus padres, su hermano, lo recordaron. “Mis padres y toda mi familia están orgullosos de mí y ahora hay que seguir adelante”, pero “quiero trabajar con los pies en el suelo para que me vea el entrenador. Le agradezco esta oportunidad y haré lo mejor que pueda en el campo”.

Also Read :  España y su fuerza de voluntad derrotan a Estados Unidos | Deportes

El racismo que todo lo contamina

“Me voy un poco triste por la eliminatoria y sobre todo porque he sufrido abusos raciales. Es algo que ningún jugador de la raza negra o de cualquier otra raza quiere oír, que está totalmente fuera de lugar”. Lo dijo Iñaki Williams al final del partido ante el Espanyol en el RCDE Stadium, en el que denunció parte de la grada. que estaba jugando el 21 de enero de 2020 amonestado con ruidos y comentarios racistas en un caso que sigue vivo. En su momento, los Mossos abrieron una investigación para identificar a los aficionados implicados y se abrió una causa por delitos de odio y discriminación. Hace unos días, la Liga anunció que ya había iniciado el procedimiento presentando una denuncia ante el Ministerio Público y ahora, después de que el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Cornellá de Llobregat trasladara el procedimiento, LaLiga también iniciará un procedimiento solicitando una audiencia oral.

No era la primera vez que el mayor de los Williams se sentía humillado por algún sector de las gradas. En la jornada 1 de la temporada 2016/17, el árbitro del partido del Sporting Athletic, disputado en El Molinón, detuvo el encuentro por las injurias racistas de las que era objeto el bilbaíno. Clos Gómez escribió en el informe: “En el minuto 22 abandoné el partido porque uno de los extremos hizo ruidos imitando la onomatopeya del mono dirigida al jugador número 11, Iñaki Williams Arthur. Este hecho fue comunicado al delegado de campo.

Iñaki Williams se convirtió en el segundo jugador negro en vestir la camiseta del Athletic en un partido oficial. El primero fue Jonás Ramalho a las órdenes de Marcelo Bielsa.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

leer sin limites





Source link