Arqueología, agua, historia, y mucho terreno por explorar


Abner Alberda, ex becario de la Senacyt y orador invitado en Colacmar 2022, es el principal especialista en arqueología subacuática del país. El joven científico panameño comparte los detalles de sus proyectos

En Panamá, un país con los océanos Caribe y Pacífico como límites naturales, un canal interoceánico y cinco siglos de historia, se ha investigado poco en el campo de la arqueología subacuática, especialidad científica que estudia los recursos arqueológicos relacionados con el agua y su historia. .

Así que hay mucho por explorar dentro de la disciplina, observó el joven Abner Alberda justo antes de comenzar a prepararse académicamente para convertirse en el primer especialista en arqueología subacuática del país, con varios frentes de investigación en ciernes.

El joven científico de 29 años es primero Licenciado en Antropología de la Universidad de Panamá (UP), luego Magíster en Ciencias Náuticas y Arqueología Submarina de la Escuela Internacional de Doctorado en Estudios Marinos de la Universidad de Cádiz, España, luego de una becado tras participar en los concursos de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación (Senacyt), y actualmente cursa el Doctorado en Historia y Arqueología Marítima, también en la Universidad de Cádiz, tras ganar una de las plazas en su cursos otorgados por la universidad. Esta semana, Alberda está en Panamá como conferencista invitada en el Congreso Latinoamericano de Ciencias del Mar 2022 (Colacmar), que se lleva a cabo del 19 al 23 de septiembre bajo la organización de Coiba AIP. Alberda presentará los resultados, que está procesando en las propuestas de arqueología subacuática que está desarrollando en el país.

READ:  Ciencia ficción: la agencia colombiana de industrias de la innovación y los sectores avanzados innovadores

investigar

Uno de los proyectos que presentará el científico en Colacmar es Panamar, una suerte de inventario histórico de naufragios en el Caribe y Pacífico panameños entre los siglos XVI y XX, registrados en su mayoría durante la colonización. En total, hay unos 100 posibles sitios arqueológicos a raíz de unos 50 naufragios provocados por temporales, ataques o accidentes por desconocimiento de los marineros que ingresan a las costas panameñas, explica Alberda. “Panamar es una base de datos creada a partir de documentos históricos como mapas, informes y crónicas, por lo que no estamos seguros si existen yacimientos submarinos; Panamar también tiene información sobre otros naufragios descubiertos por otras encuestas recientes, particularmente por científicos extranjeros. La gran mayoría de los naufragios ocurrieron en el Caribe”, explica el investigador.

El plan, continúa, es convertir a Panamar en una base de datos digital abierta una vez que se reciban los fondos, y luego realizar una investigación de campo en la bahía de Portobelo, Colón, ya que esta es una de las zonas con más naufragios. y poder documentar los depósitos por inmersión. “Al ver y verificar lo que hay en el fondo de la bahía, podemos desarrollar nuevos enfoques de investigación, p. B. aprender más sobre el estado de conservación de los restos tantos años después, su ubicación, la tecnología del barco en ese momento o las condiciones que llevaron a los naufragios. ‘, desmiente la ex becaria de la Senacyt. Durante el evento, Alberda también presentará los resultados de un estudio que dirigió sobre el conocimiento y la evolución de la fabricación de embarcaciones aborígenes. La propuesta incluye las diversas técnicas tradicionales de navegación y las interacciones entre las sociedades prehispánicas. “Estamos estudiando la construcción naval en el oriente de Panamá y por el momento nos hemos enfocado en los grupos Emberá y Wounaan para entender el conocimiento tradicional indígena de la madera que utilizan, cómo la cortan, cómo la tallan, los tiempos de los diferentes procesos y cómo se utiliza este material en la vida cotidiana de estos grupos”, comparte Alberda.

READ:  Sánchez y la Internacional Socialista, por David Mejía

Hasta el momento, Alberda y los especialistas que lo acompañan en el proyecto han recorrido comunidades como Jaqué, El Coco, Biroquerá, Garachiné y Sambú en Darién; y en Bayamón y Puerto Indio en la región Emberá-Wounaan, donde se conserva la arquitectura y la navegación tradicional.

READ:  🔴 EN DIRECTO: Funeral de estado por Isabel II

Y hoy, 23 de septiembre, también como parte de Colacmar, el investigador, junto a su colega Ilean Isaza, está liderando el simposio “Arqueología Submarina e Historias del Mar” de 9:00 a 12:00 horas en la sala Contadora 4 de los hoteles Wyndham Panamá.

oportunidad

A pesar de lo mucho que le llamó la atención todo lo relacionado con la arqueología subacuática, Alberda señala que la clave para elegir esta rama de la ciencia fue identificar todo lo que había que hacer en Panamá, todo el potencial que había y la falta de instituciones especializadas para investigar. , a pesar de que Panamá es parte de la Convención de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, adoptada el 2 de noviembre de 2001 por la Conferencia General de la UNESCO para la Protección y Gestión del Patrimonio Cultural Subacuático. De hecho, entre 2019 y 2021, Alberda se desempeñó como representante de la región en el Consejo Asesor Científico y Técnico del Patrimonio Subacuático de la UNESCO, acompañada de especialistas de amplia experiencia de países de los cinco continentes. Y además de sus proyectos de investigación y estudios de doctorado, Alberda es Profesor del Departamento de Historia de la UP y Coordinador de la División de Arqueología Náutica y Subacuática del Centro de Investigaciones Antropológicas de la UP.



Source link