5.000 euros al mes por hacerse con el molino de Aixerrota durante 20 años


El restaurante Molino de Aixerrota permanece cerrado desde enero de 2021. / maika salguero

El Ayuntamiento de Getxo anuncia el emblemático restaurante para el que busca chef con experiencia en alta cocina

La Junta del Ayuntamiento de Getxo ha aprobado el concurso para la explotación del restaurante Molino de Aixerrota, que se encuentra cerrado desde enero de 2021 después de que la anterior gestora iniciara un concurso de acreedores. Es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, por lo que el consistorio se esfuerza por captar el interés de grandes grupos hoteleros que cuentan con el apoyo de un reconocido chef que revitalizará el lugar.

De hecho, la compañía incluye en las bases del concurso, que llegan unos meses más tarde de lo previsto y con cambios respecto a lo anunciado, que “se valora la experiencia y el reconocimiento profesional en el sector de la hostelería” y en particular en la “alta cocina”. . “. Para hacer más atractivo el proyecto se ha ampliado el plazo de adjudicación, que ahora es de 20 años prorrogables otros cinco años. Es decir, estabilidad para poder desarrollar un negocio a largo plazo sin tener que renovar contratos constantemente. El Adjudicatario deberá abonar una cuota mínima mensual de 5.012 euros sin IVA, es decir, 1,2 millones por las dos décadas de la concesión.

Also Read :  El arte sensible de Van Gogh brilla en Roma con una gran muestra

También es nueva respecto a anteriores licitaciones la decisión de dejar fuera del solar el antiguo molino de viento de 1727 con una superficie construida de poco más de 41 metros cuadrados, de forma que el futuro licitador solo se hace cargo de la gestión de las dependencias, que tienen una cafetería y restaurante así como todos los servicios de restauración necesarios. De esta forma, el Ayuntamiento se reserva el derecho de organizar actividades culturales en este monumento.

Also Read :  Jeff Bezos y el fundador de Audible comparten visión de negocio

Este movimiento también evita que la futura concesionaria se vea obligada a realizar las necesarias obras de impermeabilización en este edificio histórico. Esa pregunta, reconocen fuentes municipales, podría haber provocado el resentimiento de las empresas interesadas en la hostelería.

La propia humedad que presentaba la obra fue uno de los detonantes que hizo que el anterior gestor, Cubita SL, abandonara el solar tres años después de la toma cuando tenía una década de concesión. Pero la más importante fue la llegada de la pandemia, que sumió a la empresa en una serie de deudas que la condenaron a la quiebra.

458 metros cuadrados

Para poder volver a licitar la empresa, el Ayuntamiento tuvo que presionar al administrador concursal para que le permitiera entrar a inspeccionar los edificios. Tuvo que esperar hasta el 17 de octubre de 2021 para que algunos operadores retiraran los artículos en camiones y entregaran las llaves a los funcionarios de la ciudad. La conclusión de los técnicos del consistorio fue que la zona de restauración se encontraba en buen estado.

El edificio del hotel de Aixerrota consta de dos plantas, con una planta sótano de unos 408 metros cuadrados y una planta baja de unos 458 metros cuadrados. Es un monumento de enorme valor simbólico para la comunidad costera. Años de sequía que asoló el País Vasco impulsaron a Edmund O’Shea a comprar este terreno cerca de los acantilados para construir el molino de viento en el siglo XVIII. José Luis Martínez puso en marcha el restaurante Cubeta en 1957 en el antiguo edificio de la zona del Puerto Viejo, desde donde se trasladó a la almazara. Allí venció el plazo de 25 años de la primera concesión.



Source link